RCN Radio

Bichópolis, la fábrica de bichos de Tabio

Foto RCN Radio

Foto RCN Radio

Por Carlos Brand

En Tabio, Cundinamarca, hay una fábrica dedicada a producir alimañas. Detrás de esta excéntrica iniciativa se esconde un propósito noble: una alternativa contra los pesticidas.

El protagonista de esta historia es un diminuto ácaro rojizo, de esos bichos que producen piquiña con solo nombrarlos. Muchas personas se asquean o desprecian a esos artrópodos, pero Alexander Escobar no, él los busca, él va detrás de ellos.

Bichópolis, así se llama el emprendimiento de Alexander, nació bajo la premisa de que hay un equilibrio natural que las actividades agrícolas industriales han roto. La buena noticia es que se puede re equilibrar poniéndole a cada peste su némesis, su enemigo natural. Ahí nuestros pequeños ácaros se vuelven protagonistas.


Estos bichos crecen hasta 0,5 milímetros y se crían en cultivos de fríjol. Al principio Alexander debía recogerlos uno por uno, solo por eso ya merecería un nobel a la paciencia.


Con la “aspiradora” se clasifica el 90% de los bichos, el 10% restante por personas como Brian.

Como todo proceso industrial, Alex resguarda sus bichos en un cuarto frío con la temperatura del amanecer sabanero.

Hoy pueden recogerse cinco millones de bichos al día en Bichópolis, que pueden distribuirse también en otro tipo de cultivos y se preparan para empezar a exportarlos. Cultivan en cuatro hectáreas la salvación de 600.

Asimismo se han salvado 7 millones de metros cúbicos anuales de agua en la que no disolvieron pesticidas.

Alexander asegura que siendo Colombia uno de los países con mayor diversidad del mundo, el potencial de la lucha contra plagas a partir de enemigos naturales es prácticamente inagotable, y de paso los productores pueden dejar descansar a su tierra del embate de agroquímicos perjudiciales, solo con bichos.

Foto RCN Radio