RED DE PORTALES
INDICADORES ECONÓMICOS
Dolar$1.929,66
CaféUS$2,12
UVR210,7129
DTF3,78%
PetroleoUS$102,13
Euro$2.666,21

La Iglesia, sin Papa: primera congregación de cardenales será este lunes 4 de marzo

Internacional

28/02/2013

Por: RCN La Radio / EFE

 

La primera reunión de cardenales preparatoria del cónclave que elegirá un nuevo Papa se celebrará el próximo lunes, 4 de marzo, anunció este jueves el arzobispo de Nápoles, cardenal Crescenzio Sepe, luego de que el Vaticano quedara en 'Sede Vacante' tras el fin del pontificado de Benedicto XVI.

 

Sepe hizo el anuncio durante la adoración eucarística en el Duomo (catedral) de Nápoles, celebrada para despedir a Benedicto XVI, quien desde las 8 de la noche de este de este jueves, hora de Roma, dejó oficialmente de ser papa.

La Iglesia Católica entró en periodo de 'Sede Vacante' y ya, este viernes, el cardenal decano Angelo Sodano comenzará a llamar a los cardenales para preparar el cónclave y participar en las congregaciones preparatorias.

A partir de la celebración de la primera congregación de cardenales, ya se podrá anunciar la fecha del cónclave, según explicó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

El pasado 25 de febrero, el papa dio libertad a los cardenales para que pudieran anticipar el próximo cónclave con la aprobación de un "motu proprio" (documento papal).

"Ya no soy más el Papa, sino un simple peregrino"

Estas fueron las últimas palabras de su santidad Benedicto XVI en el discurso que dirigió a los fieles reunidos en la plaza de Castel Gandolfo, tras abandonar el Vaticano luego de casi 8 años de pontificado.

"Desde las ocho de esta tarde ya no seré más el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, sino un simple peregrino que inicia la última etapa de su vida", dijo Benedicto XVI en Castel Gandolfo, en su último acto público como Papa.

Su santidad, que llegó en helicóptero a Castel Gandolfo desde el Vaticano, saludó a los miles de fieles que le esperaban delante del palacio apostólico donde se alojará en su nueva etapa como Papa emérito.

"Estoy muy feliz por estar aquí entre vosotros, circundado de la naturaleza y vuestra simpatía, que agradezco, así como vuestra amistad", dijo en medio de una fuerte ovación y cánticos de "viva el Papa" y "Benedicto, Benedicto".

El Obispo de Roma subrayó que este jueves, el último día de su pontificado, es "diferente a los precedentes".

"No seré más el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica a las ocho de esta tarde. Seré un simple peregrino, que inicia la última etapa de su peregrinación en esta tierra", agregó el Papa alemán.

Benedicto XVI aseguró que quiere seguir trabajando, "con el corazón, con mi amor, mi plegaria y mis reflexiones, por el bien de la Iglesia y el bien común de la humanidad".

Su breve discurso fue interrumpido en varias ocasiones por los presentes, muchos de los cuales no pudieron contener la emoción y rompieron en llanto, sabedores que era el último acto público de pontífice.

La despedida

Las campañas de las iglesias y los templos católicos del mundo repicaron insistentemente este jueves -especialmente en la Basílica de San Pedro de Roma, donde se adelantó una emotiva ceremonia-, para despedir el pontificado de Benedicto XVI.

El sucesor 265 del apóstol San Pedro al frente de la Iglesia dejó de ser Papa, tras un pontificado que comenzó el 19 de abril de 2005 cuando fue elegido tras la muerte de Juan Pablo II en el primer cónclave de este tercer milenio.

A las ocho de la noche de este jueves -como decidió su santidad cuando el 11 de febrero de 2013 anunció que renunciaba al papado porque, debido a su avanzada edad, ya no tiene "fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino"- dejó de ser el líder espiritual de los más de 1.200 millones de católicos del mundo.

No hubo ceremonia especial, ya que como establece el Código de Derecho Canónico, lo único que hace falta es que el Papa renuncie en plenas facultades mentales y lo haga presente ante los cardenales, lo que había hecho ya el pasado 11 de febrero.

La única señal visible que anunció que Benedicto XVI ya no era Papa fue el momento en el que se escuchó en el reloj de palacio las campanadas de las ocho de la tarde e inmediatamente la Guardia Suiza cerró la puerta del palacio de Castel Gandolfo, dando por concluido su servicio al pontífice y abandonando el lugar.

A partir de ese momento, la seguridad del papa Ratzinger está garantizada por la Gendarmería Vaticana.

Inmediatamente comenzó la Sede Vacante, período que va desde que fallece o renuncia un Papa y se elige el sucesor.

El papa Joseph Ratzinger abandonó el Vaticano tres horas antes de dejar de ser pontífice y se trasladó a la residencia de verano de Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros al sur de Roma.

Benedicto XVI permanecerá en Castel Gandolfo hasta que estén acabadas las obras de restauración del convento de monjas de clausura existente dentro del Vaticano, donde vivirá.

Le acompañan en su nueva residencia sus dos secretarios -el prefecto de la Casa Pontificia, el arzobispo Georg Ganswein, y Alfred Xuereb- y las cuatro seglares consagradas que le ayudan, la llamada "familia pontificia".

Papa emérito

Ratzinger llevó a Castel Gandolfo documentos y apuntes privados, mientras que los del pontificado y los de la época en que fue prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe quedarán en el Vaticano para ser archivados.

Benedicto XVI seguirá llamándose ‘Su Santidad’ y tendrá el título de "Papa Emérito" o "Romano Pontífice Emérito", vestirá sotana blanca, sin esclavina, y calzará zapatos marrones.

El papa Ratzinger llegó a Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros al sur de Roma, procedente del Vaticano, a las 17:24 de la capital italiana (16:24 GMT, 11:24 de Colombia), 17 minutos después de abandonar el pequeño estado.

Allí fue recibido por el cardenal Giuseppe Bertello, presidente del Governatorato del Vaticano (ente que gestiona el pequeño estado, del que depende la Villa Pontificia de Castel Gandolfo); el arzobispo Giuseppe Sciacca, secretario del Governatorato; el obispo de Albano, diócesis a la que pertenece la villa, Marcello Semeraro; el director de la Villa Pontificia, Severio Petrillo; la alcaldesa del pueblo, Milvoa Monachesi, y el párroco, Pietro Diletti.