RED DE PORTALES
INDICADORES ECONÓMICOS
Dolar$1.861,28
CaféUS$1,92
UVR213,3495
DTF4,04%
PetroleoUS$105,29
Euro$2.516,07

"Nos están imponiendo el conflicto": combos de la Comuna 8

Locales

25/06/2012

"Nos están imponiendo el conflicto": combos de la Comuna 8
Integrantes de combos de la comuna 8 manifestaron que les toca vivir una guerra importada de otras partes de la ciudad y el país. Desmovilizados denuncian presiones para vincularse al conflicto

Por: RCN La Radio

 

Esta semana hicimos un completo informe con los líderes comunitarios, acerca del conflicto que se vive en la comuna 8 de Medellín. Hemos hablado también con el alcalde Aníbal Gaviria, el comandante de la Policía Metropolitana y organizaciones sociales. Hoy tenemos otra visión de esa confrontación, es la visión de uno de los grupos armados del conflicto, que se hacen llamar “el combo de san francisco”.

 

Son 18 los sectores que viven están en conflicto urbano, en tres barrios de la comuna 8. Hablar con jóvenes que están inmersos en esa guerra no pretende justificar sus actividades delictivas, ni idealizar la tenencia ilegítima de las armas por parte de un grupo de personas. Pretende entender un conflicto que toca a toda la sociedad para buscar y exigir soluciones reales.

El recorrido por la Comuna Ocho empezó en el altar de San Francisco de Asís, esculpido con tiros de revólver y de fusil, disparados desde el frente, en lo alto de una montaña. Ese altar es la línea donde el combo de San Francisco marca su territorio al combo de “el gomelo”.

Allí estaba un hombre adulto, delgado, que se identificó como desmovilizado de las autodefensas. Dijo que ahora es líder social y fue amenazado porque no quiso poner sus conocimientos sobre el conflicto, al servicio de “el gomelo”, un nuevo capo que hace poco llegó al sector de La Torre.

Este hombre se negó a ser soldado reincidente de los paramilitares, fue amenazado y luego víctima de dos atentados.

El lugar de donde tuvo que salir este hombre está en lo alto de una montaña. Allí hay una torre de comunicaciones. Cerca hay cuatro barrios de invasión, con nombres tan prometedores como Esfuerzos de Paz Uno.

Ese sitio alto es estratégico. Uno de los integrantes del combo dijo que ese lugar privilegiado es usado para disparar hacia la parte baja: San Francisco a la derecha y Villatina a la izquierda.

Según dice el integrante del combo San Francisco, la falta de presencia de instituciones del Estado como juzgados, comisarías de familia, centros de conciliación, inspecciones, le dieron poder a un hombre conocido como “mellizo”, que empezó a llenar el vacío del Estado, resolver los problemas de la gente, usando las armas de manera ilegal.

Se rumora que “el mellizo” tenía el apoyo de la llamada oficina, pero “el gomelo”, un hombre con instrucción militar, que se habría rodeado de ex guerrilleros, asesinó al “mellizo” y usó el poder que ese tenía, para aumentar el cobro de vacunas.

Según el relato de estos actores del conflicto, tras el homicidio de “el mellizo”, “el gomelo” intentó ampliar el territorio para extorsionar, pero cerca de 20 jóvenes de San Francisco se armaron y no lo permitieron.

Los integrantes de este combo coinciden con el ex alcalde de Medellín, Alonso Salazar, en decir que la guerra que se vive en la comuna seis es impuesta por personas y organizaciones criminales de otras partes de la ciudad y el país, que no son orgánicas de esta comunidad. Por eso, quienes están en armas y son de allí, dicen que prefieren evitar la confrontación.

También dicen “el gomelo” no solo tiene ex guerrilleros en sus filas, también tiene niños y adolescentes; y hombres adultos que no resistieron las amenazas y estarían bajo presión integrando ese grupo armado. Hombres que tienen amigos en San Francisco y Villatina, y que no pueden saludad a sus conocidos, porque, según dicen, la guerra de “el gomelo” se los impide.

Desde la óptica de los integrantes del combo custodiado por San Francisco de Asís, la única manera en que este conflicto terminará, es capturando a alias “el gomelo”, para que suba otro cabecilla con quien puedan negociar. Esa es solo la versión parcial de un grupo de más de 20 jóvenes.