Con un operativo integrado por más de 4.000 uniformados la Policía Metropolitana de Bogotá se encargó de vigilar la celebración del Halloween, en una jornada que dejó un saldo de 1.394 peleas, 107 menores conducidos a Comisarías de Familia por violar el toque de queda y se incautaron 5 armas de fuego. Dentro del balance de peleas no se reportaron personas muertas o heridas de gravedad, pero si se tomó la medida de llevar a 277 de esos ciudadanos a la UPJ de manera preventiva. No se presentaron casos de menores intoxicados o desaparecidos en torno a la celebración que finalizó sobre las 2 de la mañana. Además, en torno al operativo de seguridad también fueron capturadas tres personas, quienes en la localidad de San Cristobal sur, tenían en su poder 4.000 papeletas de marihuana, varias maquinas para procesamiento de drogas y tres armas de fuego.