Los niños del Agustín Nieto Caballero volvieron a clase este jueves en medio de la dispersión de habitantes de calle de la intervenida calle del 'bronx'. Un grupo de esos estudiantes vivía en la temida olla y sus padres o cuidadores intentaban darles un mejor futuro en ese colegio, a tres cuadras de su mal llamado hogar. El rector del colegio Jairo Rodríguez, aseguró que ya ha podido rastrear a algunos de los muchachos en un hogar de bienestar. "El día de hoy y mañana levantamos la estadística de dónde van a estar esos niños. Me acaban de decir que algunos de ellos están en un hogar de Bienestar Familiar de San Cristóbal y vamos a mirar cuántos de ellos están allá y qué va a pasar con la educación de esos muchachos". Son cerca de 60 jóvenes que vivían en la desaparecida olla, pero comparten con sus compañeros circunstancias complejas porque todos provienen de familias vulnerables, todos deberán estudiar en medio de la diseminación de habitantes de calle del bronx y todos tienen en el patio trasero la olla 'cincohuecos'. "Muy preocupada por la seguridad de mi hija. Lo que ha pasado estos días acá es muy violento y da miedo que se enfrenten de nuevo", dijo una madre. Otra agregó que " debemos traerlos al menos estos seis días porque ya viene la entrega de boletines. Ya luego hay vacaciones y cuando volvamos puede que esté mejor". Los niños del Agustín Nieto seguirán recibiendo clases con maestros de la orquesta Filarmónica y educación en jornada completa, mientras detrás del muro de su patio se fortalece la que podría convertirse en la olla del microtráfico más grande de Bogotá, con la desaparición del 'bronx'.