Cargando contenido



Luego del anuncio del presidente Juan Manuel Santos sobre el aumento de pie de fuerza en Bogotá, expertos en seguridad aseguraron que la llegada de 700 nuevos policías no es suficiente. Indicaron que faltarían al menos 5 mil para mejorar los índices de seguridad.

Según John Marulanda, hay un estándar internacional que asegura que para una ciudad como Bogotá, con más de ocho millones de habitantes, se necesitarían más de 30 mil uniformados.

"Eso demuestra la realidad de efectivos que tiene la Policía Nacional; eso es comprometer a uniformados que estaban en otras labores".

Más de 430 personas capturadas en Bogotá en los últimos tres días


Por su parte Hugo Acero, indicó qué hay que reconocer el anuncio del presidente, pero que en la capital se necesita más de 4 o 5 mil policías. "Ese pie de fuerza viene de otras ciudades a Bogotá ya que no hay uniformados nuevos. Es importante que el Gobierno Nacional ponga atención a ese requerimiento aunque es importante la llegada de esos 700".

El concejal José David Castellanos, aseguró que la única manera de aumentar el pie de fuerza policial es la puesta en marcha del plan 10000 del Ministerio de Defensa, para la incorporación de alrededor de 8600 policías, cuyo costo ascendería a los 11.000 millones de pesos y así atender las demandas en seguridad.

Enfatizó que para ello envió una carta al Ministro y al Secretario de Seguridad. "Nuestra propuesta es la de buscar mecanismos de cofinanciación con el gobierno nacional, la reasignación de efectivos y/o la creación de una escuela para policías".

Son 500 policías sumados a 100 nuevos investigadores para la Policía Judicial, y 50 unidades de inteligencia. Otras 50 unidades llegarán en el mes de marzo.

Según cifras de la Policía de Bogotá, en la ciudad hay cerca de 19 mil uniformados  distribuidos en distintos grupos: algunos en especialidades y en oficinas y otros hacen parte del esquema operativo junto a los auxiliares bachilleres. De esa cifra al menos 9 mil están en calle, en los diferentes cuadrantes y divididos en tres turnos.

Los otros 10 mil están en oficinas y en labores distintas a las operativas, las que por temas de seguridad requiere la ciudad. Pero, en el caso de emergencias u operativos especiales, la institución dispone de aquellos que hacen labores especiales, como administrativas o comunicativas.