La Veeduría Distrital realizó un estudio sobre percepción de corrupción en la capital del país, arrojando que 9 de cada 10 ciudadanos que viven en Bogotá creen que más de la mitad de los funcionarios públicos son corruptos.

En otro de los puntos de ese estudio se estableció que 8 de cada 10 personas no confía en los demás, misma cantidad de ciudadanos que considera que nunca o casi nunca cumple con sus acuerdos.

Entre tanto la Veeduria Distrital reveló que el 46 por ciento de los ciudadanos creen que la ley es una obligación impuesta por unos pocos.

Por último en otro de los estudios adelantados por la Veeduría, la percepción negativa que los ciudadanos tienen de la Alcaldía de Bogotá se ubicó en uno de los índices más elevados de los últimos años, cercano al 80%.

Esta situación, según el veedor Distrital Jaime Torres, obedece a la desconfianza de los ciudadanos por los perjuicios que dejo el escándalo del carrusel de la contratación en Bogotá, caso por el que fue condenado al exalcalde Samuel Moreno Rojas.