El alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa respondió a las críticas por el operativo que se realizó en horas de la madrugada del sábado para desalojar el Campamento por la Paz, que se había instalado en la Plaza de Bolívar. Según el alcalde, se hizo todo el acompañamiento para garantizar la seguridad de los campistas, pero advirtió que es su obligación la de mantener el espacio público en la ciudad. Dijo además que el alto número de policías para el levantamiento de las carpas era necesario, precisamente para evitar hechos de violencia. "Nosotros llevamos muchísima más gente de las autoridades de las que se necesita, para que no haya ninguna tentación de resistencia, ni de conflicto ni de pelea", dijo. Puntualizó que "esa es la mejor manera de garantizar que no haya ningún herido, como no hemos tenido ninguno cuando hemos recuperado espacio público o en el operativo de los invasores de Monserrate". El alcalde enfatizó en que además del festival Salsa al Parque, las festividades navideñas para las que se prepara la ciudad deben contar con condiciones en la plaza de Bolívar que garanticen la seguridad de los visitantes en caso de emergencias, por lo cual también se hacía necesario el operativo.