Cargando contenido

El alcalde de Bogotá pidió a la Fiscalía un informe sobre los centros de reclutamiento de menores de edad en la capital del país.

Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá
Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá
Foto: Colprensa

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, reconoció que en la ciudad sí hay presencia del ELN. De acuerdo al mandatario de la capital del país, esta situación se evidencia con hechos como el atentado terrorista en el centro comercial Andino en el que murieron tres mujeres. 

Según Peñalosa, el ELN ha venido realizando actividades delictivas en Bogotá desde hace varios años a través de milicianos o estructuras criminales afines con ese grupo armado al margen de la ley.

“Nosotros sí sabemos que el ELN ha venido teniendo actividades en Bogotá desde hace rato; desde el caso del Centro Andino en donde se capturaron a sus integrantes, células del ELN o parientes, con las voladuras que se hicieron de unas torres en Torca en 2016, puntualizó Peñalosa.

Además, Peñalosa, ante la noticia que dio a conocer la Fiscalía sobre la existencia de un supuesto centro de reclutamiento para menores de edad del ELN ubicado en Suba, pidió al ente acusador entregar un informe para que se inicien las investigaciones.

“Nosotros esperamos información de la Fiscalía General sobre ese tema del presunto reclutamiento de menores de edad en Suba, recalcó Peñalosa.

La semana pasada el fiscal delegado para la Infancia y la Adolescencia, Mario Gómez Jiménez, sostuvo que las autoridades descubrieron y allanaron un inmueble ubicado en Bogotá frente a un colegio que, valiéndose de la fachada de una cooperativa, presuntamente era utilizado por el ELN como centro de adoctrinamiento de menores de edad.

Jiménez señaló en su momento que una vez practicadas las diligencias de registro y allanamiento fueron encontrados en el inmueble planillas de asistencia de niños y adolescentes, cronogramas de actividades y varias cartillas que exaltarían la violencia armada.

“En los procedimientos se obtuvo material fotográfico que da cuenta de jornadas de lectura y ejercicios lúdicos en los que participan niños y niñas de 8 años de edad en adelante”, indicó el fiscal delegado para asuntos de Infancia y Adolescencia.

El Fiscal Gómez Jiménez también reportó que, al parecer, las sesiones eran programadas en horarios contrarios al cronograma escolar, había un registro pormenorizado de los niños y adolescentes que asistían y, permanentemente, insistían en la lectura de varios textos que exaltan el resentimiento social y la vida de personajes subversivos.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido