Cargando contenido

Se advierte que se estaría violando la ley sobre combustibles limpios.

Buses de TransMilenio
Foto: Colprensa

Desde el Concejo de Bogotá se prepara la primera demanda en contra de la licitación que anunció el Distrito, para la renovación de la flota de buses de Transmilenio de la primera y segunda fase, vehículos que ya cumplieron más de 10 años de uso.

Se advierte que al parecer se estaría violando por parte del distrito la ley 1083 sobre combustibles limpios, norma que expresa que desde el año 2010 los buses que adquiera o reponga la autoridad para la operación de Transmilenio deben moverse a través de tecnologías no contaminantes.

El concejal José David Castellanos, en diálogo con RCN Radio, manifestó que si la Alcaldía de Bogotá se aleja de esa ley radicará ante un juez una demanda para tumbar el proceso de licitación, alegando que las directivas de Transmilenio estarían atentando contra el interés público y social de los ciudadanos.

(Vea también: Nuevos buses de TransMilenio no tendrán sillas sino bancas como el Metro)

“No estoy de acuerdo con que se condene a la ciudad a respirar aire contaminado por 12 años más, la ley 1083 de 2006 determinó que toda habilitación a empresas que presten servicio de transporte público masivo deberá funcionar con combustibles limpios, si no se cumple con esta disposición, esto conllevará a la revocatoria o a la nulidad judicial de la licitación”, sostuvo Castellanos.

Además el cabildante indicó que los artículos 1 y 2 del acuerdo distrital 410 de 2009 van en ese mismo sentido, que establecen que las autoridades distritales deben seguir en pro de un aire limpio para los bogotanos en la adquisición o reposición de nuevos vehículos para uso de servicio público en Bogotá, para que sea mediante combustibles amigables con el medio ambiente.

Las directivas de Transmilenio anunciaron que en el primer semestre de 2019, llegará la nueva flota de buses para renovar los vehículos de la primera y segunda fase del sistema masivo de transporte.

María Consuelo Araujo, gerente de Transmilenio, manifestó que se espera que el próximo año empiecen a llegar más de 1.400 buses nuevos en remplazo de los articulados que en algunos casos tienen más de un millón de kilómetros.

Además Araujo, indicó que se vienen adelantando una serie de reuniones para que se perfilen las condiciones de la licitación para la nueva flota de buses, que según señaló reducirá en un 50% la contaminación que producen los antiguos vehículos.
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido