Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Arte Urbano, ¿Talento o vandalismo?

Hablar de arte urbano en Bogotá y tal vez en otros lugares del mundo es quizás la asociación que tienen algunas personas al vandalismo e incluso a la rebeldía de jóvenes que buscan llamar la atención. Sin embargo Julián Piraban quien está en octavo semestre de diseño gráfico con su proyecto ‘retomando raíces’ ha querido apostar por una imagen distinta.



Por: Laura Buitrago

Hablar de arte urbano en Bogotá y tal vez en otros lugares del mundo es quizás la asociación que tienen algunas personas al vandalismo e incluso a la rebeldía de jóvenes que buscan llamar la atención. Sin embargo Julián Piraban quien está en octavo semestre de diseño gráfico con su proyecto ‘retomando raíces’ ha querido apostar por una imagen distinta.

“El street art es una manera de poderse expresar, para mí es desde rayar una pared hasta poner una placa o hacer un mural más elaborado, es una forma de comunicación”, afirma Julián.

En uno de los muros de la Universidad Pedagógica en la calle 72 con carrera 11 al norte de Bogotá, donde se concentra gran parte del sector financiero de la ciudad se ubica este joven artista a plasmar una de sus obras.

De su maleta saca varias plantillas hechas en papel, pinturas en aerosol, cinta y hasta algo de comida para trabajar en su mural. Allí, se respira olor a pintura y mientras él pega las plantillas, la gente que transita por la calle 72 se detiene por unos minutos, siente curiosidad por lo que sucede pero continúan su rumbo.

Junto a Julián está Laura Camila, su novia quien siempre está con una cámara fotográfica colgada al cuello y a la espera de accionar el obturador para registrar el mejor ángulo de su artista favorito.

“Es un orgullo acompañarlo porque siento que es un logro también mío”, afirmó Laura.



Para Julián ser artista en Colombia es algo complicado “porque hay mucha variedad de talento, hay artistas súper buenos y es una cuestión de contactos (…) si uno no tiene contactos no puede darse a conocer o no puede surgir solo”.

Hace 4 años está desarrollando su estilo a través del esténcil, tiempo en el que además inició su proyecto ‘retomando raíces’ con el que quiere reconocer nuestros antepasados.



Sus personajes se caracterizan por reflejar felicidad mediante la expresión de sus ojos, además de la inocencia de muchas personas, como lo refleja la pintura de un niño afrodescendiente que se cubre el rostro con sus manos.



En todas sus pinturas, a excepción de los cuadros, Julián refleja a Lucas, su perro de 5 años al que tras su reciente muerte prometió plasmarlo siempre en cada mural que hiciera.



Mostrar nuestras raíces y no copiar lo de los demás es importante para Julián porque se debe reconocer lo de acá “en Colombia estamos acostumbrados a copiar cosas de otros países, pero para mí lo más importante son las cosas que tenemos acá, la cultura que tenemos acá y es lo que muchas veces hemos olvidado”.
Gracias a su trabajo, dedicación y originalidad ha podido llegar a varias exposiciones a través de alianzas, convenios y de manera independiente.



Apoyar el arte en nuestro país es importante porque según su visión la sociedad no está avanzando sino que va en retroceso y las nuevas generaciones no le están dando el verdadero valor al arte y prefieren “meterse” en otros caminos.



En varias ocasiones él ha pedido los permisos para pintar en los muros, pues en Colombia sólo es necesario tener la aprobación del dueño del predio para poder intervenir artísticamente un lugar.

No obstante, en algunas oportunidades en las que lo ha hecho de manera ilegal se ve enfrentado a los propietarios de las casas, los cuales en lugar de mostrar rechazo o denunciarlo manifiestan agrado y lo dejan continuar con su obra, según lo dio a conocer Julián, lo que lo impulsa a continuar con la idea de cambiar el pensamiento negativo de las personas sobre el arte urbano.