Cargando contenido

Una semana después sigue la instalación de las ventanas de las casas que resultaron afectadas por la onda explosiva.

La Escuela General Santander
RCN Radio

El pasado 17 de enero, los vecinos de la Escuela General Santander sintieron una fuerte explosión que sacudió sus viviendas y rompió la mayoría de las ventanas. 

Muchos de ellos no sabían de qué se trataba, sin embargo minutos después se enteraron que un carro bomba había explotado en el interior de la escuela de cadetes. El hecho dejó a 21 personas muertas y a más de 60 heridas. 

Lea además: Se conoce nuevo audio de presunto coautor de atentado a la General Santander

Ya han pasado siete días del atentado terrorista y según lo establecido por el Instituto de Gestión del Riesgo del distrito de Bogotá (Idiger), se tiene un censo de 197 viviendas afectadas por la explosión del artefacto.

Estas afectaciones consisten en la destrucción de vidrios en puertas y ventanas, así como la afectación estructural de algunas de las viviendas.

"Ha sido un poco de zozobra porque siempre le da susto a uno que siga pasando algo a pesar de que hay mucha vigilancia y todo, pero después pasa todo y se olvidan", agregó Martha Sánchez, habitante del sector.  

Lea también: ELN se adjudicó atentado terrorista en la Escuela General Santander

Además afirmó que ha tenido problemas con la instalación de las ventanas del tercer piso en donde vive, frente a la Escuela General Santander.

“Son vidrios bastantes grandes, van a instalar unos y hay otros que son muy grandes, entonces que le toca al dueño de la casa, imagínese nos toca quien sabe pagar cuánto”, agregó.  

Durante el recorrido por los barrios aledaños a la Escuela Santander, nos encontramos con Flor Hernández a quien funcionarios de la Alcaldía estaban censando. 

“Ha entrado mucho frío, el susto mío fue tremendo, ya me van a resolver el problema de los vidrios, se vieron afectados siete vidrios grandes, pero ya parece que me los ponen hoy”, detalló.

Le puede interesar: Despiden en Montería a cadete muerto en atentado a la Escuela General Santander

Sin embargo, después de esta explosión fueron varios los dueños de viviendas que tuvieron que instalar las ventanas. 

“Se rompieron los vidrios de la casa, de la sala, y de alcobas (...) vinieron como dos días después cuando ya para que, ya los habíamos instalado nosotros, con plata de nuestros bolsillos”.

Según el Distrito, se avanza en la instalación de más de 600 ventanas que resultaron destruidas, por la onda de la explosión.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido