Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Caldo de bagre
Caldo de bagre
Valesca Alvarado Ríos / RCN Radio.

La subienda ya llegó y en las centrales de abasto de todo el país, las filas para conseguir los mejores ejemplares para Semana Santa empiezan desde las 10:00 p.m.  

Los camiones llevan toneladas de pescado fresco, y los clientes tienen su lista de favoritos para la compra.  

“Madrugamos para hacer la fila porque se llena mucho y queremos llevarnos lo mejor. Nos gusta el bagre y el pescado seco para el jueves y viernes santo”, explicó Carlos Quiroga.  

Pero la mojarra, la cachama, el bocachico y hasta los mariscos también hacen parte de esta lista.  

Lea también: Caldo, chorizo, chicharrón y jugos afrodisíacos: la ruta gastronómica de Corabastos

Es que el plan de jueves y viernes santo incluye, por supuesto, la reunión familiar y la receta típica de la abuela, donde el pescado es el gran protagonista. 

Eso sí, sin dejar de lado el plátano, la yuca, el arroz y un buen chorrito de limón. 

“Nosotros nos reunimos cada año en familia y hacemos el almuerzo. Nos gusta el bagre sudado o la mojarra frita con arroz, tajadas y ensalada”, contó uno de los compradores.  

Otros, en cambio, desempolvan la receta de la abuela.  

“La que ha pasado de generación en generación, pescado sudado con papa y yuca, y limonada”.  

Le puede interesar: Pasión por el 'Tiburón': el rolo que rompe estereotipos y es fiel hincha de Junior

Sin embargo, este año, los precios están por las nubes, y el valor por libra, aumentó, dicen los clientes, más del 50%.  

“Está un poco costoso, el pescado seco está en un promedio de $25,000 por libra y el bagre está a $12,000. Aumentó más del doble, nosotros, por ejemplo, compramos una arroba por $150,000 el año pasado y este año está valiendo $210,000, subió $60,000. La mojarra está carísima”.  

Aunque la variedad gastronómica es amplía, hay quienes prefieren disfrutar de la sazón de aquellos que llevan años de experiencia en la cocina, esos que tienen el toque secreto para que el sancocho o el caldo queden, como se dice popularmente, “levantamuertos”.  

“Primeramente, tiene que estar bien caliente, tener sus papitas, cilantro y cebollita. Aparte de eso, ajito. Se acompaña mucho con arepa o una porción de arroz. Para el caso del viudo, viene su arroz y su yuquita, encima se le pone guiso con papita de caldo y ensalada”, contó la gerente de Caldo Parado Punto 69.  

Lea más: La extorsión en el paraíso: las mafias detrás de los cobros excesivos a turistas en Santa Marta

Sea cual sea la preferencia, el lavatorio de pies, el sermón de las siete palabras, el viacrucis, las películas religiosas y su buena porción de pescado hacen parte de la Semana Santa.  

Una fecha para recordar, además de la fe, las bondades de los ríos y mares de Colombia.  

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.