Cargando contenido

La adquisición de un nuevo lote de vehículos contempla modificaciones en la infraestructura del sistema.

Buses de TransMilenio
Peñalosa dice que los buses ya no tendrán estas sillas sino que serán bancas al estilo del Metro.
Foto: Archivo Colprensa

Las directivas de TransMilenio y funcionarios de la administración de Bogotá le salieron al paso a las críticas que han surgido en los últimos días por la licitación de una nueva flota de buses para el sistema de transporte masivo, entre ellas la falta de incentivos a las tecnologías limpias para su funcionamiento.

Defendieron además las disposiciones y cambios en los articulados, como la instalación de bancas (tipo metro) en los nuevos buses, en lugar de las tradicionales sillas rojas y azules.

Frente a las críticas por la ausencia de incentivos a los combustibles alternativos, la gerente de TransMilenio, María Consuelo Araújo, afirmó que remplazar los actuales buses articulados con estándar de emisión Euro II por los nuevos buses con estándar Euro V, reduce en un 87% las emisiones de material particulado. 

El secretario de Ambiente, Francisco Cruz, aseguró que TransMilenio solo aporta el 9% de la contaminación ambiental proveniente de fuentes móviles.

Señaló además, en conferencia de prensa sobre el cierre de la fase de prepliegos de la licitación de la renovación del sistema en las fases uno y dos de TransMilenio, que el transporte de carga es la principal fuente de contaminación vehicular en Bogotá. 

Según el secretario de movilidad, Juan Pablo Bocarejo, esta licitación va mucho más allá del recambio de buses viejos por buses nuevos.

Aseguró que el proyecto contempla modificaciones en la infraestructura del sistema, que incluye cambios en las rutas una vez la nueva flota entre en operación. 

Bocarejo también manifestó que una de las principales preocupaciones del Distrito es la comodidad durante los recorridos en el sistema y que, con la implementación de este proyecto, se espera que viajen siete pasajeros por metro cuadrado en horas pico.

Frente a la disposición de las sillas en los nuevos vehículos que tendrán una disposición lateral (como en los vagones de los metros) permitiría optimizar el flujo de personas dentro de los articulados y evitar que se queden en las puertas. 

Se explicó que la mayor parte de los buses serán biarticulados. Por ello, el IDU prepara los diseños para ampliar 47 estaciones, las cuales serán intervenidas escaladamente para evitar traumatismos en los recorridos. 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido