La decisión de las entidades financieras obedece a las millonarias deudas que tienen los operadores del Sistema Integrado de Transporte.

SITP
Foto: Colprensa

De acuerdo con los informes financieros del SITP, en el último año se reportó un déficit superior a los 250 mil millones de pesos, es decir un saldo en rojo frente a la contabilidad.

Además, varios informes que están en la mesa de las directivas de Transmilenio y el SITP revelan que no tienen capacidad económica para solventar obligaciones de corto plazo, perjudicando los pagos a proveedores, especialmente el sector de repuestos.

La determinación de los bancos, de suspender créditos, también obedece a las deudas que han crecido en los últimos años en el SITP, sumado a cuentas vencidas con los proveedores con cifras que se acercan a 200 mil millones de pesos.

Por último, de acuerdo con los informes, la actualidad de las finanzas de los operadores del SITP es precaria, dado a que su flota opera con pocos vehículos en servicio, menos kilómetros recorridos y baja presencia de pasajeros recogidos, lo que golpea económicamente el sistema.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido