Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Camas UCI
Imagen de referencia de camas UCI
Colprensa

El secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, explicó que el Distrito adelanta un riguroso monitoreo sobre la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en la ciudad, que se encuentran actualmente en un 53.4%.

En diálogo con RCN Radio, el funcionario señaló que si esa tendencia no baja, la Alcaldía tomará la decisión de decretar alerta naranja en toda la ciudad.  

Gómez advirtió que a esa situación de demanda del número de camas de Cuidados Intensivos, se suma la falta de ventiladores mecánicos, los cuales no han llegado al país a pesar de los esfuerzos del Gobierno Nacional para enfrentar la emergencia por la propagación del coronavirus. 

Le puede interesar: Mayores de 65 años podrán hipotecar su casa y recibir renta mensual de por vida

"Por primera vez desde que llegó el COVID-19 a Colombia y a Bogotá, se ha superado en la capital la capacidad de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) por encima del 50%. En estos momentos, se está haciendo un monitoreo de 24 horas, ya que si esto sigue aumentando, se decretaría la alerta naranja. Estamos atentos a la rotación natural de personas en esas camas", dijo.  

Gómez, aseguró que decretar la alerta naranja implica un paquete de medidas que permiten garantizar los cuidados hospitalarios e intensivos, a través de un control centralizado por parte de la Secretaría de Salud (como máxima autoridad sanitaria) como lo ha decretado el Gobierno Nacional, "con el ánimo de que aseguré que todo paciente que requiera una UCI, la obtenga". 

Audio

(Audio) Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno de Bogotá, sobre posibilidad de decretar alerta naranja en la ciudad.

0:27 5:25

De acuerdo con el secretario de Gobierno de Bogotá, esa medida aplicaría tanto en la Red Pública como en la Red Privada. "No se está tomando control de ningún hospital privado, sino que la prestación de camas de Cuidados Intensivos se centraliza y se garantiza a través de la asignación desde la Secretaría de Salud, con el ánimo de generar una descarga en zonas que tienen mayor ocupación".  

Además, la declaratoria de alerta naranja también implicaría que como medida sanitaria se debe dar un control "mucho más estricto de aquellos casos positivos de contacto, que deben guardar cuarentena para poder tener un aislamiento focalizado de todas las personas en cumplimiento de estas medidas de bioseguridad".  

Lea también: "Hoy superaremos el 50% de ocupación de la UCI": Claudia López

En cuanto a la capacidad y al número de camas que en estos momentos tiene Bogotá para enfrentar esa enfermedad, Gómez señaló que en total son 1.200 camas de Cuidados Intensivos las que hay en la ciudad, de las cuales 718 están destinadas exclusivamente a pacientes COVID.

"Las recomendaciones sanitarias indican que las camas de Cuidados Intensivos no se mezclan entre tipos de morbilidad de enfermedades, sino de manera exclusiva para manejo de COVID. Sin embargo, seguimos trabajando para aumentar este número", aseguró.

De otro lado, el funcionario señaló que el recurso más valioso para un paciente contagiado de COVID-19 son los ventiladores mecánicos y en se sentido, agregó que "sabemos que son una dificultad -no sólo del Gobierno Nacional, sino de todos los gobiernos- porque es un recurso muy competido en el mercado internacional y por eso necesitamos medidas que nos permitan activar servicios hospitalarios, como el gran hospital de Corferias para pacientes no COVID, el cual permite de alguna manera, descongestionar los otros centros".

Reanudación del transporte aéreo

El secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, se refirió a la posibilidad de adelantar planes piloto para la reanudación del transporte aéreo a partir del mes de julio y advirtió que "la reapertura del aeropuerto El Dorado se tendrá que dar con una gradualidad especial".

Manifestó que "estamos dialogando de manera permanente con el Gobierno Nacional para ver cómo realizamos estos pilotos. Sin embargo, insistimos en que el aeropuerto con la llegada de vuelos internacionales fue uno de los principales responsables de la rápida propagación del virus".  

Luis Ernesto Gómez concluyó que ante la eventual apertura, el aeropuerto deberá contar con los más altos estándares, "por el número de personas que allí se mueven y por el riesgo que representan no sólo para Bogotá, sino para todas las zonas del país donde se podría propagar el coronavirus. Prácticamente, lo que haríamos es propagar el virus, ya que en Bogotá tenemos el mayor número de casos confirmados de coronavirus".   

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.