Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Medicina Legal
Foto de referencia
Colprensa

Un día y medio permaneció en su casa el cuerpo sin vida del médico homeópata, Héctor García Gomez quien falleció el pasado sábado en la localidad de Bosa al sur de la ciudad de Bogotá. 

Según denunció su hija Natalia García, el cuerpo estuvo 36 horas mientras esperaban que la funeraria, la IPS y hasta la EPS, confirmaran el origen de su fallecimiento y el trámite para darle cristiana sepultura.

“Mi padre falleció el sábado a las 6 de la mañana  y empezamos el proceso llamando a la funeraria, donde nos dijeron que teníamos que comunicarnos con las EPS, pero allí nos remitieron a las IPS que es la que se encarga de estos trámites de certificado de defunción", afirmó.

Lea además: Listo el decreto que permite pruebas piloto en gimnasios, hoteles y restaurantes

La muerte del médico sorprendió a toda la familia, pues no tenía antecedentes médicos graves,  solo una evidente obesidad.

“Una doctora llegó al mediodía a la casa y después de una hora de proceso, de evaluar a mi papá nos dió un certificado donde decía que había fallecido por insuficiencia respiratoria aguda posible Covid-19, por lo que le hicieron la prueba y nos confirmaron que en ocho días hábiles nos daban un resultado”, indicó.

Agregó con el certificado de defunción iniciaron un trámite que nunca pensaron que se convertiría en su peor pesadilla al tener en su padre muerto en su cama durante 36 horas sin que nadie lo recogiera.

“El documento se lo enviamos a la funeraria quedando a la espera que este certificado fuera subido por la IPS BHC a una plataforma para que la  Secretaría de Salud diera su aval y la funeraria pudiera seguir los trámites de las exequias y nos asigne un cementerio de los que hay disponibles en este momento por la contingencia de salud”, relató.

Afirmó que este trámite se extendió por varias horas luego de verificar que tenía varios errores en la expedición del mismo, empezando por el número de cédula y la fecha de expedición.

“Ante esta situación,  llamé a la EPS Compensar, pero al ser las 7 de la noche que no podían hacer nada y que llamarían a la IPS para que corrigiera los errores, pero que todo se haría al otro día, por lo que papá siguió en su cama muerto, este domingo en la mañana seguí marcando pero vimos además que este documento público tenía tachones lo que no se permite en esta serie de documentos”, manifestó.

Lea también: Tenga en cuenta quién puede salir y quién no tras la extensión del aislamiento preventivo

Natalia García, señaló que al mediodía la Secretaria de Salud de Bogotá, logró entregarles otro certificado de defunción pero solo hasta la tarde la funeraria recogió a su papá de su casa para cumplir con el protocolo de los entierros de contagiados con coronavirus.

Calificó como injusto que esta tramitología y protocolos sean inhumanos dejando a una familia con el dolor de ver a su ser querido en la cama, en su casa, con un diagnóstico de coronavirus sin que se apliquen las medidas de protección para la familia que allí se encuentra.

“Es injusto que más familias sigan pasando por este protocolo que es inhumano, que un cuerpo de un familiar esté por más de 36 horas en una casa por un papel; y me da mucho temor porque estamos llegando al pico de la pandemia y si esto sigue así no sabemos qué vaya a pasar y no tengamos que ver cuerpos en las calle como lo hemos visto en otros países”, sostuvo.

Hizo un llamado a  la secretarías a nivel local y al Ministerio de Salud para que evalúen estos procedimientos que no puede estar enfrentando una familia en medio del dolor.

“A papá por fin en horas de la tarde noche, la funeraria logró recogerlo respetando todos los protocolos porque es un posible caso Covid-19  y así lo van a tratar por lo que lo van a cremar y  en 20 días nos dan la ceniza aunque todo depende de la prueba que le hicieron y que si sale positiva, las cenizas deben guardar cuarentena”, contó.

Doble dolor 

Natalia García, confesó que para ella y su mamá es doble el dolor porque ellas no pueden estar presentes en el proceso de las exequias, teniendo en cuenta que están diagnosticadas con cáncer por lo que son grupo de riesgo frente a la pandemia.

“Por ser pacientes de grupo de riesgo nos prohibieron estar cerca de él por lo que el dolor ha sido más grande para nosotros, pero afortunadamente hemos contado con el apoyo de la compañera de mi padre y su familia que se han encargado de todo este momento tan difícil para la familia”, subrayó.

Dijo que para ella han sido momentos muy difíciles por la indolencia de esta pandemia.
 

EPS Compensar responde 

La EPS Compensar en un comunicado lamentó el error generado en el certificado de defunción, que hizo que esta familia tuviera que permanecer durante 36 horas con el cuerpo sin vida de su padre sin que nadie lo atendiera.

“En relación a la lamentable situación presentada con el señor Héctor García queremos expresar que Compensar EPS cuenta con el servicio de dos instituciones para trasladar a los pacientes fallecidos”, dijo.

Agregó en un comunicado que una vez conocida esta situación se revisó el caso y la demora originada en un error del proveedor al expedir  mal el certificado de defunción lo que provocó que todo el proceso se viera afectado.

“Desde el momento mismo en que nos fue reportado este inconveniente acudimos a la Secretaría de Salud para agilizar todos los trámites y poder dar respuesta a la familia García para que el cuerpo de don Héctor fuera recogido hoy; de nuevo lamentamos esta situación y expresamos nuestras condolencias a la familia García”, puntualizó el comunicado.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.