Cargando contenido

El grupo delincuencial, integrado por unos 20 individuos, era dirigido por dos mujeres.

Entre los detenidos, están alias Súper, de 44 años, y alias Juan, de 42, presuntos autores intelectuales de los secuestros.
Son investigados por concierto para delinquir con fines de secuestro extorsivo y simple, delitos que contemplan penas de hasta 20 años de prisión.

Colprensa

La Policía Metropolitana de Bogotá desarticuló el fin de semana una organización delincuencial que se dedicaba a robar a clientes de bares ubicados en la llamada 'cuadra picha' (o cuadra alegre), una calle en la que solo funcionan establecimientos nocturnos en la localidad de Kennedy, en el sur de la ciudad.

Durante los operativos desarrollados en esta populosa zona de la avenida Primero de Mayo con la avenida Boyacá, las autoridades encontraron tarjetas de crédito que eran robadas a los clientes a quienes drogaban y dormían, mientras realizaban compras.

Lea también:  Capturaron a un presunto miliciano del ELN en Medellín

La Policía Metropolitana reveló que durante las labores investigativas, que se prolongaron por unos cuatro meses, se logró establecer que sensuales mujeres (conocidas popularmente como las 'tomaseras', quienes integraban y lideraban la banda delincuencial) seducían a los hombres que visitaban las discotecas  y a quienes secuestraban mientras desocupaban sus cuentas bancarias y tarjetas de crédito. 

Las autoridades señalaron que una de las mujeres era la encargada de dormir a los clientes  a quienes les pedía que les regalara un trago para brindar con ella. Al cabo de cinco minutos, las víctimas se quedaban dormidos por los efectos de las drogas utilizadas.

Le puede interesar: Investigan si había venezolanos en grupo que atacó base militar La Lizama en Santander

En desarrollo de estas acciones fueron utilizados drones con los cuales se grabaron los movimientos que estaban realizando en el bar los delincuentes que, al llamado de la policía para que abrieran las puertas se negaron, por lo que los agentes ingresaron a la fuerza.

En los bares los uniformados encontraron alucinógenos con los que los delincuentes dormían a sus víctimas, muñecos para hacer brujería y licor adulterado.

En el momento de los allanamientos fueron encontrados varios hombres dormidos, a quienes les habían robado sus pertenencias.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido