Cargando contenido

Foto referencial AFP



El director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, aseguró que en las últimas horas fueron capturadas 31 personas, de las cuales 14 son miembros de la Policía Nacional, quienes están siendo procesados por su presunta participación en una gigantesca red dedicada al narcotráfico en Bogotá.

De acuerdo con Palomino, los detenidos hoy destituidos y en una cárcel, recibían dinero para permitir que se distribuyera sin ningún problema drogas en sectores como San Bernardo y el denominado Bronx.

"Este es el producto de una operación encubierta en la que participaron dos policías y que develó la forma en la que estos delincuentes participaban del negocio ilegal", señaló el oficial.

Entre los detenidos figura un patrullero que en 2008 había sido retirado de la Policía pero que gracias a lo que el general Palomino dijo es el 'cartel' de los reintegros, volvió a la institución en el 2013 y se dedicó a buscar a otros uniformados para conformar la red que fue desmantelada.

Entre los otros 17 detenidos figura la esposa del patrullero señalado y quien en conjunto con el uniformado, se encargaban de manejar la organización ilegal.

Grupos de seguridad privada para los delincuentes

Seis meses duró la operación encubierta que a partir de denuncias sobre la posible participación de uniformados en una red de tráfico de estupefacientes en pequeñas cantidades, se inició por parte de la Policía.

De acuerdo con el general Rodolfo Palomino, los dos policías que se infiltraron en la organización dieron cuenta que el objetivo de la red era permitir e incluso casi que apoyar el microtráfico en diferentes sectores especialmente del centro de Bogotá.

Los 14 policías detenidos hacían parte de esquemas de seguridad de quienes se encargaban de administrar las redes de distribución y prácticamente facilitaban el que pasaran desapercibidos ante los controles de las autoridades.

Entre los demás capturados de un total de 31 personas, se encuentran los miembros de una red que persuadía menores de edad para propiciar el consumo de estupefacientes en planteles educativos.