En el Concejo de Bogotá pidieron la renuncia del Contralor Distrital, Juan Carlos Granados por las investigaciones que se adelantan en su contra por parte de la Fiscalía General por su presunta participación en el escándalo de Odebrecht. Además desde el cabildo distrital solicitaron que Granados sea citado de manera urgente a un debate de control político, para que dé explicaciones sobre los escándalos de corrupción en los que ha sido vinculado la entidad de control fiscal. El concejal de Bogotá, Jorge Torres -quien pidió el debate de control político- manifestó que los señalamientos que han recaído sobre el contralor distrital, Juan Carlos Granados es otra arista de la grave crisis institucional de la entidad enlodada desde el “carrusel de la contratación”. (Lea también: Contralor de Bogotá negó que recibió dineros de Odebrecht para su campaña a la Gobernación de Boyacá) “La continuidad de Granados es insostenible, hay ausencia de autoridad ética para que esté al frente de la entidad. Por respeto al cargo debe renunciar y por eso le solicitó que se aparte de la Contraloría para que se dedique a defenderse”, sostuvo el cabildante. En los últimos días se conoció que Yara Malo, hija del magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Gustavo Malo, salpicado por el escándalo del cartel de la toga, recibió honorarios por un contrato en la Contraloría de Bogotá por $25 millones de pesos. De acuerdo con el contrato el cual fue autorizado por el Contralor de Bogotá, Juan Carlos Granados, era para adelantar una asesoría en la entidad de control fiscal. (Lea también: Armando Benedetti y otros siete senadores, implicados en caso Odebrecht) Contrato que tenía como finalidad “apoyar el proceso de vigilancia y control fiscal de la dirección de fiscalización del sector hábitat y ambiente”, el cual fue suscrito el pasado 6 de junio con una ejecución de 150 días el cual finalizó el 8 de noviembre.