Cargando contenido

Concejo de Bogotá / foto tomada de @concejodebogota



La Alerta Naranja implica tomar medidas como incrementar los controles de tránsito y alcoholemia, extender los horarios de las comisarías de familia y de las URI a fin de atender los casos de violencia intrafamiliar y aumentar el pie de fuerza policial en las zonas críticas de mayor ocurrencia de casos de riñas callejeras.

La bancada del Partido Político MIRA en el Concejo de Bogotá, a través de un documento, le solicitó al alcalde Enrique Peñalosa declarar Alerta Naranja para las fiestas de fin de año ante el aumento del horario para la venta de licor en la ciudad y la disminución del 48% de los operativos en vía para el control de alcoholemia.

Se busca que con la puesta en marcha de Alerta Naranja se den garantías para la protección de la vida durante las temporadas de diciembre y enero. (Lea también: Cierres viales en Bogotá por la ciclovía nocturna)

Así mismo, se buscará que evitar el número de riñas en espacio público, que en su mayoría son generadas por los efectos del alcohol y de las sustancias sicoactivas y que aumentan en esta temporada.

En cifras, en lo corrido de este año se han registrado 21.860 peleas en Bogotá, lo que equivale a un promedio aproximado de 63 cada día según reporte de Medicina Legal con corte a octubre de este año.

Una de las poblaciones más vulnerables que se ven afectadas por el consumo de alcohol en Bogotá, y que debe ser protegida, son las mujeres y los niños, quienes representan las cifras más altas en estas temporadas, como víctimas de violencia intrafamiliar y de género.

Más de 13.957 denuncias de violencia intrafamiliar se han registrado este año, un promedio de 66 casos cada día.