A través de un preacuerdo con la Fiscalía, el juez 19 con funciones de conocimiento condenó a 8 años de cárcel al subintendente de la Policía, Nelson Giovanni Tovar, por poner un arma de fuego en la escena del crimen donde murió el grafitero Diego Felipe Becerra. Según la Fiscalía, el uniformado es considerado como el responsable de conseguir el arma de fuego que fue colocada en el lugar del asesinato de Diego Felipe Becerra al norte de Bogotá en agosto de 2011. Tovar Pineda deberá pagar además una multa superior a los 150 millones de pesos por estos hechos, sin embargo, podrá cumplir su sentencia bajo casa por cárcel ya que actualmente colabora con la justicia. Giovanni Tovar fue sentenciado por los delitos de fraude procesal, falsedad ideológica en documento público, ocultamiento, alteración de material probatorio, favorecimiento, porte ilegal de armas de fuego y falsa denuncia.