Cargando contenido

El Distrito señaló que en la licitación sí se está incentivando el uso de tecnologías limpias. 

Transmilenio
Este le proyecto costaría a la ciudad cerca de 2,4 billones de pesos.  
Colprensa

La licitación de nuevos buses de TransMilenio ha desatado debate en el Concejo de Bogotá por cuanto algunos sectores han manifestado que no contempla incentivos para implementar tecnologías limpias y que entraría a operar con combustible 100% diesel.  

La concejal del Partido Verde María Fernanda Rojas solicitó en los últimos días programar un debate urgente de control político a TransMilenio, con el fin de discutir la renovación de esta nueva flota de 1.383 buses articulados y biarticulados.

Rojas considera que debería ser prioridad las exigencias mínimas o incentivos respecto al uso de motores distintos a diesel, como híbridos, gas o eléctricos.

Asegura que la ciudad acaba de pasar por una alerta amarilla debido a la mala calidad del aire y se encuentra frente a un desafío ambiental.

“Como concejales de Bogotá no deberíamos dejar pasar este momento en que se está estructurando esta licitación para los nuevos buses de TransMilenio. Es por esto que hago una invitación a todos los concejales para hacer un debate y un pronunciamiento público, pues no podemos ser cómplices de una visión retrograda sobre el transporte público” afirmó Rojas Mantilla.

Por su parte, desde la oficina de prensa de TransMilenio se señaló que en la licitación sí se está incentivando el uso de tecnologías limpias, puesto que se otorgarían 50 puntos (de 1.000 posibles) al oferente que incluya buses eléctricos, híbridos o a gas. 

TransMilenio también afirmó que uno de los principales problemas es que la licitación contempla que en su mayoría los buses sean biarticulados. Pero solamente una empresa fabrica actualmente biarticulados de piso alto que funcionen con energías alternativas y, por lo tanto, la subasta pública se mantiene abierta a examinar más propuestas. 

La concejal Rojas manifestó que si la licitación es abierta tal y como está, Bogotá quedaría condenada por los próximos 12 años al diesel.

Sin embargo, TransMilenio manifiesta que el mínimo requerimiento en los prepliegos es que los nuevos buses usen 'Diesel V', tecnología que -según manifiestan- sí es amigable con el medio ambiente.
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido