El concejal Marco Fidel Ramírez presentó una acción de nulidad en contra del decreto distrital No. 667 de 2017 por medio del cual el alcalde Enrique Peñalosa extendió el horario para el expendio y consumo de bebidas alcohólicas o embriagantes en Bogotá. Según el cabildante distrital, en la acción judicial se citan los estudios realizados en 2016 por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que demuestra la relación directa entre el consumo de alcohol y la comisión de delitos como homicidios, violencia intrafamiliar, abuso sexual, feminicidios, lesiones personales; así como el aumento de accidentes de tránsito. "Bogotá ocupó lamentablemente el primer puesto en el país en violencia de pareja, con casi 13 mil casos; en delitos sexuales, con más de 4.500 eventos; en violencia interpersonal, con más de 27 mil casos; y el segundo lugar en violencia intrafamiliar contra niños, niñas y adolescentes, con 3.474 casos, por citar solo algunas de las cifras que comprometen al Distrito Capital en la relación consumo de alcohol y aumento de violencia", señaló el concejal. La demanda fue interpuesta ante el juzgado tercero administrativo y se basa en la premisa que existen actividades económicas como las de la industrias licorera y tabacalera, que deberían mantener restricciones para proteger la vida, sobre todo de la población más vulnerable como niños, niñas, adolescentes y mujeres.