Cargando contenido

De tiempo atrás hay polémica por el daño ambienta cometido con estas suntuosas edificaciones.

Demolición
La CAR inició las actividades tendientes a asumir el proceso de demolición
Fiscalía Colombia / @FiscaliaCol

Luego de tres años de sendos procesos jurídicos, la Corporación Autónoma Regional (CAR) logró la demolición de la mansión del predio El Bambú, ubicada en los Cerros Orientales de Bogotá.  

La construcción que estaba llevándose a cabo en la reserva Forestal Protectora del Bosque Oriental, ubicada en la localidad de Chapinero, no cumplía con la normativa operaria para que fuera levantado un predio dentro del área protegida.  

La firma  Kaisser CK SAS, que era la representante legal de la lujosa construcción -ubicada en la calle 76 No. 2-60 Este-, no solo tuvo que acceder a la demolición del predio, sino que se vio obligada a cancelar una multa de $463.664.330 por infringir la norma.  

Lea más: Transmilenio interpondrá denuncia penal por actos vandálicos a estaciones

En ese sentido, desde este miércoles 14 de agosto y durante los próximos 4 meses, se estará llevando a cabo la destrucción del predio El Bambú. La Autoridad Ambiental, en aras de proteger y evitar al máximo las posibles afectaciones a la reserva, optó por realizar la demolición con maquinaria, rechazando por completo la implosión del predio.  

Esta es la primera vez que la autoridad ambiental tumba una construcción en un área protegida. Sin embargo, cabe destacar que la firma Kaisser CK SAS asumió el valor de la intervención del predio, como parte de la reparación. 

El director de la CAR, Néstor Franco, indicó: “Nuestro mensaje a los ciudadanos es que entiendan que persistiremos en la conservación y preservación de nuestros ecosistemas; por eso, no vamos a permitir que se sigan afectando nuestros recursos naturales”. 

Lea también: Más de mil árboles han caído este año en Bogotá por las lluvias

Por último, es importante tener en cuenta que la sentencia del Consejo de Estado ordena a los propietarios, poseedores y tenedores de predios ubicados en la Reserva Forestal Protectora “Bosque Oriental de Bogotá” y en la franja de adecuación, “abstenerse de realizar conductas que perjudiquen el área protegida, así como a los Curadores Urbanos de Bogotá, observar en forma estricta la normatividad ambiental; abstenerse de conceder nuevas licencias, autorizaciones o permisos, que faciliten el desarrollo urbanístico o de construcción en el área de la reserva forestal protectora”.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido