Cargando contenido

El esposo de la víctima no se explica cómo, medio inconsciente, firmó un documento en el que exonera de toda responsabilidad al sistema. 

Bus involucrado en accidente de tránsito
Cortesía

Deivyd Cantillo tiene a su esposa incapacitada desde hace mas de una semana, luego de que un bus del SITP la arrollara cuando ella intentaba cruzar la vía en la bicicleta en que acostumbra movilizarse. Pero más allá del drama de una herida en su rostro de 12 centímetros y un codo dislocado, lo que lo tiene consternado son ciertos hechos que considera irregulares en la actuación de la empresa durante y después del accidente. 

Shirley Rubiano es una biciusuaria que recurrió a este medio de transporte para evitar el caos que genera el tráfico en la ciudad, la inseguridad de los buses y el trancón de los carros. Sin embargo, uno de sus recorridos no llegó a feliz término al verse envuelta en un accidente de tránsito.  

Eran las 12:30 del mediodía del 24 de noviembre, el tráfico en la ciudad aún no mejoraba y Shirley tenía que salir a hacer sus diligencias. Tomó como mejor opción su bicicleta e inició un recorrido desde su vivienda hasta el CAI de Oneida, ubicado sobre la Avenida Primero de Mayo -localidad de Kennedy-. La mujer pedaleó hasta llegar a una intersección vial a la altura de una sede de Compensar de esta importante Avenida. Una vez tuvo la vía, avanzó por su carril sin sospechar que un bus le impediría seguir con su recorrido.  

Mujer atropellada
Cortesía

La mujer no recuerda con claridad qué fue lo que ocurrió en ese momento en la vía, pero sabe que sintió en su cuerpo un fuerte impacto que la hizo salir disparada de su bicicleta mientras veía el tamaño del vehículo que la había chocado. El fuerte golpe la hizo perder por unos segundos el conocimiento, pero su angustia y el pensar en su familia la hicieron recobrarlo y pedir que llamaran a su esposo para informarle lo que le había pasado.  

Deivyd Cantillo, esposo de Shirley, recibió la llamada de un policía, quien le informó sobre el accidente. Inmediatamente se dirigió hacia el lugar donde encontró una escena que lo aterró. Su esposa en el suelo llena de sangre, con una herida abierta en su rostro y gritando del dolor. Pese al horror de la escena que presenciaba, lo que más le sorprendió fue ver la actitud del conductor del vehículo de placas WGH-822   ya que “cuando le reclamé lo que hace es reírse. Se me burlaba cada vez que yo le pedía el nombre”.   

Audio

Deivyd Cantillo asegura que se le burlaron

0:27 5:25

Cantillo asegura que recibió un reporte verbal por parte del policía que auxilió a su esposa, quien le contó que “ella empezó a decir incoherencias”.   

Llama la atención que en medio de la emergencia llegó una ambulancia en la que subieron para examinar a Shirley Rubiano y, según aseguró Deivyd, a él no le permitieron ingresar con su esposa, pero “sí se lo permitieron a un hombre que llegó en una moto por parte de la empresa SITP”.  

“Posteriormente sale el señor con un papel que había firmado mi esposa en el que los exoneraba de cualquier responsabilidad y después de eso se fueron del lugar. Allí quedé yo asumiendo todo lo de mi esposa”, contó Deivyd Cantillo.  

La mujer afectada dice que, posiblemente, por su estado de shock no recuerda si el hombre que le hizo firmar el documento en algún momento se identificó, pero recuerda que le dijo que estaba representando al conductor. “Me dijo que estaba hablando por teléfono con un abogado y que la culpable era yo y que me iba mejor firmando”.  

Audio

Versión de Shirley

0:27 5:25

Shirley agrega que firmó bajo la presión que sintió en ese momento y porque lo que más le interesaba era su salud. “No recuerdo muy bien porque el golpe me tenía aturdida, pero recuerdo que me insistía en que se me iba a ir hondo”  

Audio

La mujer asegura que no recuerda bien la situación

0:27 5:25

Por su parte la empresa SITP le manifestó a la víctima que como ya hay un documento firmado en el que la mujer exonera de responsabilidad al conductor y a la empresa, no hay nada que ellos deban hacer.  

Shirley Paola Rubiano Méndez tiene una incapacidad de 20 día tras haber sufrido lesiones que comprometen el hueso frontal del ojo izquierdo, con una herida abierta de doce centímetros, además de haberse dislocado un codo y comprometiendo tejidos blandos, según el informe que le dieron en la clínica.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido