Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

ekmurcia
Vendedor de drogas
Ingimage (Referencia)

El concejal de Bogotá Óscar Ramírez Vahos denunció este jueves que en una de las zonas de rumba más visitadas en la cuidad pudo evidenciar que se comercializan estupefacientes en la calle y en los llamados ‘amanecederos’, locales de fiesta que funcionan por fuera del horario establecido por las autoridades.

Allí se vende y consumen 'con normalidad' los estupefacientes como cocaína y perico que, además, facturan y cobran con IVA incluido. 

Esta denuncia se evidencia con videos donde se puede observar que en calles del sector además de ofrecer drogas ilegales, venden comestibles con alucinógenos. 

Le puede interesar¿El POT de Bogotá limita la construcción de apartaestudios de un solo cuarto?

En la zona habría presencial de la policía, pero aún así los ciudadanos reclaman mayores acciones de inteligencia y operativos para lograr desarticular las bandas que se dedican al tráfico de sustancias piscoactivas. 

“El crimen en Bogotá está tan disparado: el microtráfico salió de las ollas y ahora opera sin ninguna restricción en zonas de ocio de la ciudad como se evidencia en la llamada zona T",  afirmó Ramírez Vahos. 

Agregó que "tal es el grado de tranquilidad de los jíbaros, que ahora dan factura en los amanecederos detallando, junto al consumo de licor, el precio y el IVA de los estupefacientes que allí se consiguen. En Bogotá el microtráfico ya tiene IVA”. 

De acuerdo con cifras entregadas por la Secretaría de Seguridad, durante el año 2020 se realizaron 3.562 capturas relacionadas con el tráfico, fabricación o porte de estupefacientes además se realizaron 13.782 comparendos por consumo de la sustancias y el alcohol en espacio público. 

Lea también: [Imágenes] Monumento a Los Héroes: De ícono de Bogotá a una pila de escombros

“Durante el 2020 se recibieron, ojo a esta cifra, más de 81.000 llamadas ciudadanas al 123 alertando sobre el consumo de sustancias psicoactivas en Bogotá. Nuestro llamado a la Secretaría de Seguridad es a que tome cartas en el asunto y entienda que muchas de las dinámicas de inseguridad en Bogotá nacen desde la permisividad al microtráfico y al consumo abusivo de estupefacientes”, dijo el cabildante. 

Manifestó, además,  que es necesario llevar a cabo procesos de georreferenciación de zonas y redes territoriales de criminalidad, donde el tráfico de estupefacientes se asocia con otros delitos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.