Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

dezabala
Transmilenio
Este le proyecto costaría a la ciudad cerca de 2,4 billones de pesos.  
Colprensa

En el Concejo de Bogotá denunció que en la licitación de los nuevos buses de TransMilenio se podría registrar una colusión por parte de las empresas oferentes, lo que generaría una alerta en las autoridades de control de la capital.

La colusión es un acuerdo entre dos o más partes para limitar la competencia.

El concejal Jorge Torres indicó en diálogo con RCN Radio que existe una preocupación ya que los productores y distribuidores del combustible diésel en Colombia podrían generar incentivos a los operadores para mantenerse como el material predominante en TransMilenio.

Los operadores podrían ponerse de acuerdo para no incorporar tecnologías limpias. Hay que prender las alarmas, hay mucho ruido al respecto y le pido a los órganos de control, a la Procuraduría principalmente que comience a hacer la verificación de ese aspecto y que no tengamos líos por este motivo”, afirmó Torres.

Solicitó que los entes de control, especialmente la Contraloría de Bogotá que tenga un especial cuidado porque se ventila que existe un serio riesgo de colusión.

A su vez el cabildante denominó como el contraataque del diésel la idea de que tanto los fabricantes de buses a diésel como la industria del petróleo no se van a quedar “manicruzados” de ver cómo los van desplazando en un país donde lamentablemente ellos han sido la fuerza predominante en el mercado.

“Es muy factible que se generen una serie de incentivos a los operadores y hay que estar muy atentos a que esa serie de incentivos no traigan como consecuencia un rezago de las tecnologías limpias que ha sido nuestra principal apuesta con la firme idea de mejorar la calidad del aire y así la salud de los bogotanos”, recalcó Torres.

Entretanto, la Alcaldía de Bogotá anunció en su momento, que se incrementará el puntaje para los oferentes que propongan tecnologías limpias, de buses eléctricos y a gas, para la renovación de la flota de la primera y segunda fase de Transmilenio.

El alcalde Enrique Peñalosa explicó que de 50 puntos pasará a 400 para garantizar que los motores de los vehículos de ese sistema masivo de transporte público tengan mecanismos amigables con el medio ambiente.

“Estamos haciendo un esfuerzo después de largas horas de estudios y discusiones para que la nueva flota de buses sean a gas y eléctricos que ayuden a la calidad de aire”, puntualizó Peñalosa.

Peñalosa anunció que con esas nuevas reglas para el proceso de licitación de la renovación de buses, se atendió las recomendaciones de expertos y de organismos de control como la Procuraduría, proceso que aleja la posibilidad de la inclusión de automotores Diesel.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.