El concejal Antonio Sanguino denunció que en el Plan de Desarrollo aprobado ayer se incluyó un artículo que, según el cabildante, pretende privatizar la salud de los más pobres de Bogotá. Se trata de la creación del Instituto Distrital de Urgencias y Emergencias de Bogotá. A través de seis artículos "se pretende privatizar el servicio que prestan las urgencias y emergencias en salud y la atención domiciliaria en salud de los bogotanos, bajo un criterio de rendimiento financiero", advirtió Sanguino. El nuevo articulado busca crear el “Instituto Distrital para la Gestión de las Urgencias y Emergencias y de la Atención Pre-Hospitalaria y Domiciliaria en Bogotá, que funcionará bajo el principio de autosostenibilidad financiera. Su funcionamiento se financiará con los ingresos que perciba por las labores desarrolladas”. “Por este criterio fiscal han existido dos muertos en la ciudad, por la no prestación del servicio de las ambulancias que no llegaron a tiempo para salvar estas vidas y cuya responsabilidad recae en el secretario de Salud Distrital, Luis Gonzalo Morales. Termina imponiéndose la ganancia económica versus la salud de los Bogotanos”, denunció Sanguino. Aseguró además que la creación de esta nueva entidad debió ser instituida por un proyecto independiente en la Comisión de Gobierno y no el articulado del Plan de Desarrollo.