Cargando contenido

Las investigaciones de las autoridades ambientales apuntarían a que el animal fue abandonado.  

Parque Simón Bolívar
En cuanto al origen de la boa constrictor, se tendrán que realizar un estudio genético para determinar de qué región proviene.  
Colprensa

El subsecretario general de la secretaria distrital de medio ambiente en Bogotá, Óscar López, confirmó a RCN Radio que no existen especies machos de boas constrictor en el Parque Simón Bolívar de Bogotá, luego del hallazgo de este fin de semana de una de 1.60 metros de longitud que dio a luz una cría de 35 cm. 

"Hemos encontrado que hasta el momento no hay presencia de otro tipo de boas, sin embargo, estos animales tienen entre 20 y 30 crías por lo que estamos revisando esta situación", afirmó.  

El funcionario explicó a RCN Radio que un grupo de 15 profesionales y con apoyo de un canino entrenado, que ha tenido más de 500 aciertos de detención de especies silvestres realizan un nuevo rastreo para verificar que no hayan más crías en el parque. 

Destacó que biólogos luego de la inspección de la boa constrictor, confirmaron unas características que hacen parte de la investigación para determinar el origen y la forma, cómo esta especie llegó hasta el Parque Simón Bolívar.  

"Se ha visto que hay garrapatas aún fijas en la piel del animal, lo que es una característica normal en sus áreas de vida, pero no en Bogotá, porque las garrapatas aquí no se dan, lo que nos indica que el animal entró a la ciudad hace unos pocos días", subrayó.  

El secretario, quien es ingeniero ambiental además confirmó que se está estudiando la procedencia de esta boa que se encontraba en estado de gestación.  

"Otro de los puntos que estamos analizando es que el promedio de gestación de estos animales es de cuatro meses lo que nos daría indicios que el inicio de la gestación se dio fuera de la ciudad, muy seguramente en un área de vida con un clima y una temperatura diferente, lo que también nos permite descartar que se tuviera un macho en Bogotá", afirmó.  

Las investigaciones de las autoridades ambientales apuntarían a que el animal fue abandonado.  

"Hemos visto que este tipo de especies se enrollan y son metidos en tulas y lo que se ha encontrado es que muchas personas adquieren esta fauna silvestre de manera ilegal, por lo que crecen y se convierten en un problema para los compradores y es por eso que resultan botándolos en el espacio público", manifestó.  

El ingeniero destacó que esta boa por sus características no representaba un riesgo al ser fácilmente identificable y su dieta alimenticia está enfocada en los roedores, aves y huevos.   

"Estos animales su área de vida no es la Sabana de Bogotá, estas especies no son naturales de esta zona por lo que se desarrollan muy bien en regiones como la Amazonia, los Llanos Orientales o el Chocó y muy seguramente es normal verlos en Yopal, Casanare y algunos centros poblados que están cerca", dijo.  

También afirmó que "las condiciones climáticas que se registran en Bogotá hicieron que estas especies bebes que nacieron no se pudieran desarrollar. Es por eso que la cría que nació el día de ayer por los cambios de dieta, las temperaturas y las condiciones particulares que tenía el animal hizo que muriera inmediatamente".  

En cuanto al origen de la boa constrictor ratificó que tendrán que realizar un estudio genético para determinar de qué región proviene.  

"Este animal puede tener tres áreas de vida, como el Chocó, Llanos Orientales o la Amazonia, y esta respuesta la tendremos cuando terminemos los estudios", puntualizó.  

Las autoridades locales confirmaron que en días pasados en TransMilenio fueron encontrados una iguana y dos azulejos que eran transportados de forma ilegal, como parte del tráfico de animales que se registran en el país.  

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido