Cargando contenido

Cuatro viviendas quedaron destruidas y otras están en riesgo.

Varias familias damnificadas
RCN Radio, Fabián Trujillo

Sobre las 11 de la noche se registró un deslizamiento de terreno en el barrio Los Robles de Soacha, Cundinamarca, hecho que dejó a tres familias (cinco adultos y cuatro menores) sin un lugar en donde vivir.

Yo estaba dormida, cuando de pronto sentí que sonó la tierra, entonces me levanté y fui al baño y allí vi que estaba partido por la mitad, entonces corrí a despertar a mi hijo y salimos corriendo y todo se vino abajo todo, no tuvimos tiempo de nada”, indicó María Botero, una de las damnificadas.

La emergencia se dio debido a que en esa zona alta hay un caño que generó una filtración de agua y esto ocasionó que el terreno cediera, según explicaron los habitantes del lugar. 

Le puede interesar: Ejército aceptó que sí transportó al “Ñeñe” Hernández en una aeronave

En medio de la emergencia, tres niños quedaron atrapados en una de las piezas de lata y madera, pero fueron salvados por su mamá.

Todo se vino encima, corrimos y saltamos hacia afuera, pero mis tres hijos se habían quedado atrapados en una pieza que por cosas de Dios no colapsó, yo me devolví corriendo, rompí una teja y me metí entre los escombros y logré sacar a mis bebés a salvo”, relató Alejandra Jaramillo, madre de los tres menores.

Parte del terreno sigue desmoronándose y la preocupación radica en que unos dos metros hacia abajo hay varias casas que están en riesgo de quedar sepultadas si llegara a caer todo el terreno.

No hizo presencia nadie de Alcaldía, sólo vinieron dos bomberos que nos acompañaron, no tenemos ninguna ayuda. Perdimos todo, no tenemos trabajo, nos rebuscamos el día a día reciclando o a veces vendiendo dulces”, explicó, Carlos Pulido, otro de los afectados por la emergencia.

En la zona quedaron latas y madera, sólo pudieron salvar una cama, ya que la ropa y otras pocas pertenencias quedaron sepultadas bajo el alud.

Lea también: Gobierno analiza si decreta emergencia climática en Colombia

Por ahora algunos vecinos les permitieron a los niños de estas familias dormir en sus casas, pero el temor de ellos radica en que ahora no tienen medios para poder buscar un lugar de residencia por lo que piden a las autoridades locales que les tienda una mano.

“Esperamos que no vengan cuando ya pase una tragedia. Gracias a Dios no cayó un aguacero o esto sería otra historia”, aseguró Diego Mora, 

Se espera que al lugar llegue en las próximas horas funcionarios para evaluar la situación de riesgo de la zona, al igual que para ayudar a estas familias.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido