Relleno de Doña Juana / Foto Colprensa



El concejal Julián López entregó el diagnóstico sobre la cantidad de ropa que los bogotanos tiran a diario al relleno sanitario Doña Juana, que le resta vida útil a este botadero.


"Se están recibiendo en el relleno Doña Juana unas mil 500 toneladas de fibra y de eso, más de 400 toneladas son lo que se denomina ropa, vestidos pantalones. Además, estamos ayudando a que se acabe con el poco cupo que queda en Doña Juana y también el planeta", afirmó López.


De acuerdo con el concejal, la producción y la disposición final de los textiles generan impactos en el medio ambiente. Por ejemplo, para producir un jean se necesitan 45 litros de agua; pero el mayor daño de la ropa sobre el relleno es el de retener los lixiviados y no permitir la degradación de los elementos.


De allí que el concejal López haya propuesto la creación de un centro de acopio para permitir la reutilización de la ropa, que en un alto porcentaje no se desecha por malas condiciones sino por los cambios en la moda.


"Podríamos prestar dos servicios, darle una manito al relleno Doña Juana y al tiempo ayudar a los habitantes de calle o la gente menos favorecida. Vamos a trabajar de la mano con UAESP para que se reorganice el reciclaje y se instale puntos de acopio y llevar la ropa reutilizable", describió.


Se espera que el proyecto comience a discutirse en los próximos días en el Concejo de la ciudad.