Cargando contenido

La Secretaría de Gobierno de Bogotá aclaró que sólo la Policía puede realizar patrullajes.

Bogotá
Distrito apoya los “Frentes de seguridad” siempre y cuando sean para apoyar a la Policía y no para hacer justicia por mano propia.
AFP

La Administración Distrital se pronunció sobre el debate de la conformación de los denominados “frentes de seguridad”, ante las quejas de la ciudadanía sobre el aumento del hurto a personas en varios sectores de Bogotá. 

El secretario de Gobierno de Bogotá, Miguel Uribe, en diálogo con RCN Radio, indicó que las personas que sean contratadas de vigilancia privada no están facultadas para realizar patrullajes ya que es una función exclusiva de los uniformados de la Policía Metropolitana de Bogotá.

“Debemos dar una claridad y los policías son los únicos que están autorizados por la ley para realizar patrullajes y acciones como capturas de delincuentes”, recalcó Uribe.

Entretanto el funcionario de la Alcaldía de Bogotá, manifestó que la Superintendencia de Vigilancia realizará una revisión de los contratos para evitar que los “frentes de seguridad” sean con personas armadas.

Además Uribe indicó que el Distrito apoya ese tipo de medidas siempre y cuando sean para apoyar a la Policía, como un mecanismo de comunicación para atacar focos de delincuencia en zonas estratégicas de Bogotá.

Sin embargo la Alcaldía de Bogotá reveló que en el último año ha capacitado a 600 “frentes de seguridad” en toda la ciudad para la instalación de alarmas o cámaras de seguridad con circuitos que estén conectados con la Policía, para detectar a las organizaciones delincuenciales que alternen la tranquilidad de los barrios.

Por otro lado Miguel Uribe, secretario de Gobierno, reiteró que el Distrito no va a permitir que los “frentes de seguridad” tengan episodios de justicia por mano propia.

Asimismo se conoció que habitantes de cinco zonas de Bogotá tomaron la decisión de crear “frentes de seguridad”, ante el incremento de los hurtos por parte de bandas delincuenciales en localidades como Chapinero y Bosa.

Se trata de varios puntos ubicados en el norte de Bogotá y en el sur occidente de la ciudad, en donde las personas denunciaron que la Policía Metropolitana de Bogotá no tiene la suficiente capacidad para brindar la seguridad de las zonas.

Los vecinos de esos sectores advirtieron que en los últimos días se han incrementado los hurtos a personas y en viviendas sin que las autoridades den con los responsables de los hechos delictivos.

Carlos Ossa, director de CorpoChicó, en diálogo con RCN Radio, manifestó que el “frente de seguridad” consiste en contratar un supervisor motorizado armado que realizará rondas en las cuadras en donde con mayor frecuencia se reportar robos.

“Hemos confirmado un supervisor motorizado para que vigile los barrios Chicó y la Cabrera, el cual se desplazará para que cuando se presente un evento se lo comunique a la Policía”, recalcó Ossa.

De acuerdo con Ossa, se pagan tres turnos de ocho horas las 24 horas del día, con un solo motorizado rondando el cuadrante de los barrios Chicó y La Cabrera.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido