Cargando contenido

Hubo más de 800 participantes en cuatro categorías.

Ajiaco Santafereño
Ajiaco Santafereño
Wikicommons

Este domingo 21 de octubre se vivió una jornada única en la que se eligió el mejor ajiaco santafereño. En total fueron 800 los participantes que pasaron por varias etapas de eliminación en las últimas semanas hasta que finalmente fue seleccionado un grupo de 16 finalistas que este fin de semana mostraron sus habilidades para preparar este tradicional platillo.

"Hemos brindando a toda la ciudadanía y turistas un espacio para compartir alrededor del plato típico más representativo de la capital. A este concurso se unieron muchas personas, entre ellas aficionados, chefs profesionales, restaurantes, etc., lo que demuestra la apropiación de la ciudad y el reconocimiento a nuestro patrimonio inmaterial”, afirmó el director general del Instituto Distrital de Turismo, José Duarte García.

Lea también: Bogotá y las tres veces que fue fundada

La gran final se llevó a cabo en la plazoleta del Chorro de Quevedo, en el centro histórico de la ciudad. Durante el evento también hubo espacio para muestras artísticas y presentaciones musicales.

Los 16 finalistas concursaron en cuatro categorías diferentes. Por 'Tradición', el ganador fue el restaurante Santafé, del barrio La Macarena. Por parte de la categoría 'Academia', los galardonados fueron los representantes de la Universidad CUN.

Lea también: La iglesia en Bosa que se disputa el título de la más antigua de Bogotá

En cuanto a 'Aficionados', el premio se lo llevó un grupo de amigas que se hicieron llamar como 'Las Ajiaqueñas'. Finalmente, en la categoría 'Sabana', en la que concursaron restaurantes de fuera de Bogotá, el ganador fue 'La Comilona de Andrés', de Zipaquirá.

Durante la jornada se realizó un bici recorrido por la ciclovía, en el cual se visitaron más de 50 establecimientos comerciales en los que el ajiaco santafereño es el principal protagonista.

Además se contó con la presencia de artistas que interpretaron a los 'cachacos', los personajes tradicionales que gozaron de popularidad en la primera mitad del siglo XX. Estas figuras invitaron a los bogotanos a degustar del ajiaco, que es considerado como patrimonio inmaterial de la ciudad.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido