Cargando contenido

La cuarentena nacional irá hasta el próximo 27 de abril.

20 de Julio – cuarentena en Colombia
El 20 de Julio de este Viernes Santos fue totalmente atípico y hasta triste por cuenta de la cuarentena en Colombia con ocasión del coronavirus.
Inaldo Pérez – Sistema Integrado Digital

No era un Viernes Santo normal. Eso lo sabían las pocas personas religiosas que llegaron a la emblemática iglesia del 20 de Julio en Bogotá para arrodillarse y elevar una oración a Dios. 

“Madrugué para pedirle a mi Dios que todo esto pase rápido. Aproveché que iba para la panadería y vine aquí a arrodillarme y hacer una oración en este momento tan difícil (...) la verdad es que se ve muy triste todo esta soledad”, señaló Saúl Diaz. 

Le puede interesar: Contagiada incumplió la cuarentena e infectó a dos menores y tres adultos en Caldas

Por su parte, Gladis Suarez, fiel, creyente y asistente todos los años a la celebración de Semana Santa en este punto de la ciudad, dijo que hace por lo menos 50 años ha ido a este emblemático lugar. "Esto nunca se había visto ni en las peores épocas, es momento de orar y pedir, la fe puede también a pasar este momento tan duro”, sostuvo.

Nidia Noriega, otra ciudadana, recordó por ejemplo que la procesiones del barrio es lo que más extraña. “Es raro porque uno se acostumbra a ver miles de personas, la gente orando y caminando por las calles de los barrios, la gritería, el megáfono, los cantos todo eso hace falta porque es una tradición”, recordó.

A la plazoleta del 20 de Julio también llegaron algunos vendedores con la esperanza de ganarse la vida con algún producto en esta que sería, según ellos, la mejor venta del año. “Nos toca, porque no tenemos cómo comer. Imagínese cuánto llevamos sin hacer nada, yo vendo aquí cruces, imágenes, ruda, mejor dicho todo lo religioso, sino salimos no comemos”, señaló.

Lea también: Turismo registra pérdidas del 90 % durante la Semana Santa en Colombia

“Yo vendo velas a $2.000 y $5.000 de las más grandes, no he vendido una sola en días, de pronto a medida que vaya pasando el día mejore pero lo dudo, han sido días muy difíciles y no todos hemos recibido ayudas, yo soy informal, yo vivo del día a día. Cuando no vendo estoy jodido”, indicó.

También están quienes venden maíz para las palomas. “Tocó fue venir a alimentar a las palomas uno mismo porque esto está muy solo y es hasta entendible con todo esto que está pasando”, agregó.

Fuente

Sistema integrado de información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido