Cargando contenido

Con teatro, música, luces, alegría y esperanza, la llamada Ciudad de la Luna vive estas fiestas decembrinas.

Árbol de Chía
Dirección de Turismo de Chía

La Navidad en Chía –para quienes llegan por la Autopista Norte- comienza en donde comienza el Municipio. Allí, un imponente árbol, considerado uno de los más altos del país, les da la bienvenida a propios y visitantes.  Es el comienzo de una ruta que continúa por la iluminada y colorida Avenida Pradilla hasta llegar al Parque Ospina, en donde una impecable y multifacética iluminación lo espera para las obligadas selfies al lado de alguna de las esculturas en honor a la luna.

Lo que sigue es el Parque Santander, la plaza principal de Chía, lugar donde además de sus bellas y coloridas luces, están tres escenarios diferentes para disfrutar: el primero, una hermosa villa de Navidad decorada al mejor estilo victoriano; un tren navideño y, por último, el pesebre tradicional elaborado con figuras de gran tamaño. 

Y como el tiempo lo permite, es imperdible subir a visitar la bella iluminación de las escalinatas y de la propia iglesia de La Valvanera, capilla tutelar de Chía, situada en una de las colinas del cerro de la Cruz. En este maravilloso sitio se culmina la ruta navideña con la agradable experiencia de poder contemplar, desde su balcón, todo el esplendor de la Ciudad de la Luna.

Así mismo, durante las noches de la tradicional novena, (la del 24 no cuenta porque es la familiar), hay cuatro horas de puesta en escena con presentaciones en vivo de obras de teatro y música para niños y adultos. Hay obsequios y refrigerios para los niños.

 

Parque Chía
Dirección de Turismo de Chía
Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido