Cargando contenido

En promedio, un pequeño negocio en Bogotá dura alrededor de siete años

Una investigación de mercados realizada por un portal web especializado en pequeños establecimientos comerciales como tiendas, restaurantes, salones de belleza o panaderías; concluyó que la mayoría de personas que venden sus negocios lo hacen porque no tienen el tiempo que se requiere para atenderlos o porque la ubicación no es la mejor para ellos.

Los datos se tomaron luego de un sondeo realizado a más de 360 establecimientos comerciales a la venta en Bogotá. El gerente de Negocia tu Negocio, Manuel Riaño, señaló que “para los inversionistas interesados en comprar estos negocios, es muy importante conocer las implicaciones y los riesgos a los que se están enfrentando”.

Las principales razones por las cuales los bogotanos venden sus negocios son:

Falta de tiempo para atender

El dicho popular que dice “el que tenga tienda que la atienda” tiene asidero en la realidad. Al menos eso piensan el 31,9% de los encuestados, quienes argumentan que están vendiendo su negocio porque no tienen tiempo para atenderlo y para que este funcione el dueño debe estar al frente.

La ubicación del negocio

El estudio también indica que la ubicación es la segunda causa más importante con el 22,9%. La mayoría de estas ventas se dan porque el dueño debe trasladarse a otra ciudad o simplemente porque cambian su lugar de residencia y quieren trabajar cerca a su casa.

Frente a esto, Riaño comenta que “generalmente las personas que compran este tipo de negocios buscan que queden cerca de sus casas, y eso no está mal, pero la localización espacial del local comercial es clave para la rentabilidad del mismo, pues la cantidad de gente que vive y circula en su radio de influencia, así como la cantidad de competencia definen las ventas; la cercanía a la casa no puede ser el único criterio de elección”.

Problemas de salud y cansancio

La tercera razón más común para vender un negocio son los problemas relacionados con la salud. Estadísticamente, el 18% de las ventas se hacen por esta razón. Desde la edad, pasando por enfermedades y cirugías, muchos de los dueños deciden vender pues no hay nadie más que pueda manejar el negocio cuando no pueden estar al frente.

El estudio también señala que el cansancio por atender el negocio es un factor que incide en la decisión de vender. A veces, cuando las personas trabajan solas en los negocios la monotonía y la soledad llevan a tomar una decisión de cambio y por eso terminan vendiendo.

La investigación pudo identificar, además, que en el 7,9% de los casos, los negocios se venden porque a los dueños les surgen nuevas oportunidades económicas. Los problemas con los socios, la dificultad para conseguir empleados de confianza o el desconocimiento del negocio, en su orden, fueron otras razones mencionadas por el 6,5% de los encuestados.

Finalmente, otra razón común para vender un pequeño negocio está asociada con la necesidad de dinero para atender una urgencia, situación que ocurre en el 4,9% de las ocasiones. En este caso, aclara el estudio, los negocios suelen ser rentables, pero la urgencia pone en una situación difícil a los vendedores, que en muchas ocasiones deben bajar el precio para poder venderlo con mayor rapidez, lo que puede ser aprovechado por los inversionistas.

Lo más importante a la hora de invertir en un pequeño negocio es aprovechar la información disponible y asesorarse al máximo con expertos que lo ayuden a tomar la mejor decisión.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido