Cargando contenido

Además de las candidaturas, muchos están pendientes de dos proyectos que se estudian en el Congreso.

Palacio del Liévano desde la Plaza de Bolívar
Palacio del Liévano desde la Plaza de Bolívar.
Wikimedia

La Alcaldía de Bogotá es considerada el cargo de elección popular más importante del país después de la Presidencia de la República. Por eso es común ver a varias personalidades políticas importantes que buscan hacerse con un lugar en el Palacio de Liévano.

Las elecciones del 2019 no son la excepción, y exactamente a un año de la tan esperada cita electoral, ya hay muchos interesados en alcanzar este puesto. Una carrera que se muestra interesante, y que para muchos estará marcada por las posiciones frente a la gestión del alcalde Enrique Peñalosa.

Uno de los sectores que parece tener claras sus fichas es el de la oposición a la administración distrital representada por los seguidores del exmandatario distrital, Gustavo Petro. El denominado petrismo ya cuenta con dos precandidatos a la Alcaldía.

El primero de ellos es el concejal Hollman Morris, quien ha destacado como uno de los principales críticos de la administración de Peñalosa desde el cabildo, votando en contra la mayor parte de sus iniciativas y cuestionando proyectos como el metro elevado.

Lea también: CNE investigaría valla de candidato del petrismo a la Alcaldía de Bogotá

El otro, tal vez menos conocido por la ciudadanía es Jorge Rojas, quien fue secretario de Integración Social de Petro en su administración, así como coordinador de su campaña a la Presidencia. Por el momento, el exalcalde no ha señalado cuál de los dos recibirá su apoyo, pero se espera que el nombre sea elegido por una encuesta.

Por otro lado está el Polo Democrático, partido de oposición. El nombre que suena con más fuerza es en la colectividad es el de Celio Nieves, quien fue calificado recientemente como el mejor concejal del primer semestre del 2018 por el estudio 'Concejo cómo Vamos'. Lleva desde el 2007 en la corporación y contaría con el  respaldo de importantes figuras como Jorge Robledo.

En cuanto a personas abiertamente afines con Peñalosa el único que ha anunciado sus intenciones de ir a las elecciones es el exsecretario de Gobierno Miguel Uribe Turbay, quien dejó el cargo para intentar aspirar al cargo. 

El abanico de lo que mantienen una posición menos polarizada frente a la gestión del actual alcalde es más amplio. Por la Alianza Verde están Antonio Navarro y Claudia López, más contrarios a Peñalosa; por el Centro Democrático, los concejales Ángela Garzón y Diego Molano, que en el Concejo han demostrado cierta independencia frente al programa de la administración.

Le puede interesar: Miguel Uribe Turbay renunció a la Secretaría de Gobierno de Bogotá

Como independientes figuran Carlos Fernando Galán, quien ha criticado y cuestionado al alcalde (que espera personería jurídica para el Nuevo Liberalismo) y el excongresista y exministro David Luna, quien todavía no ha anunciado su intención de ir a las elecciones, pero que desde el principio ha sonado, dado que ya fue candidato.

Todos los mencionados no descartan la posibilidad de una consulta interpartidista, por lo que a más tardar en mayo (fecha límite para inscribir candidatura) muchos de estos nombres saldrán de la lista.

Lea también: Ángela Garzón, hija de Angelino Garzón, revela posibles fórmulas para llegar a la Alcaldía de Bogotá

Los posibles cambios en las elecciones

Los próximos meses serán claves para determinar el futuro de las elecciones del 2019, dado que actualmente el Congreso de la República adelanta la discusión sobre dos importantes proyectos de reforma constitucional que cambiaría la mecánica de esta jornada electoral.

La primera de ellas es que el actual periodo se alargue dos años para empatarlo con las elecciones a la Presidencia y Congreso. La iniciativa ya pasó su primer debate en Cámara de Representantes, pero todavía le quedan otros siete por delante.

Otra iniciativa que se adelanta en el legislativo es la posibilidad de que se aplique una segunda vuelta en las elecciones locales, para evitar casos como los de Bogotá, donde los dos últimos alcaldes  no superaron el 35% de los votos.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido