Foto tomada de la Personería de Bogotá

http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/PersoneroBtaOct30.mp3 El personero de Bogotá, Ricardo Cañón, entregó detalles sobre el espacio de debate que quiere posicionarse sobre el asunto de la estupidez humana. "Lo vemos como algo inherente al humano, nos cuidamos mucho de no decir que una persona es estúpida, hay actos estúpidos y sobre esos es que hemos citado a reflexionar", dijo el funcionario. La cita al foro 'La estupidez, una reflexión urgente: Primer diálogo', organizado por la Personería de Bogotá y la Universidad Externado de Colombia es el próximo miércoles 4 de noviembre. Durante el evento, Juan Carlos Henao, rector de la U. Externado, estará a cargo de la instalación y explicará por qué es urgente reflexionar, desde la academia, sobre la estupidez, mientras que el personero de Bogotá, Ricardo María Cañón Prieto, hará una reflexión sobre la importancia de pensar en la estupidez ajena, pero también en la propia. "Nos da temor hablar de la estupidez, señalamos la estupidez ajena y hacemos corrillo pero no hablamos de la estupidez propia. Hay que dejar claro que no son cosas normales pero el espacio para nosotros es para hablar de la estupidez propia", dijo el personero Cañón Al evento asistirá Daniel Samper Ospina quien realizará una columna en vivo que permitirá visualizar la estupidez a la que se puede llegar con el ejercicio del poder. "El hecho de ser una persona inteligente no excluye la posibilidad de cometer actos estúpidos", dijo al respecto el personero. Por su parte, el embajador de México en Colombia, Arnulfo Valdivia, pondrá en contexto el fracaso de la inteligencia humana en el mundo de las drogas y la similitud de la realidad mexicana con la nuestra. El director de cine Víctor Gaviria; el editor general de El Espectador, Jorge Cardona Alzate; Alessandro Bertirotti, autoridad en materia científica y educativa; Gustavo Wilches Chaux, docente del Externado y Jeremías Torres, indígena arahuaco, harán parte del encuentro Con este foro se inicia un diálogo permanente y abierto que continuará durante los próximos meses, de reflexión sobre la estupidez, no sólo la ajena, sino también la propia, que invita a cada uno a preguntarse sobre su participación activa o pasiva en actos como la guerra, la violencia intrafamiliar, el maltrato a mujeres y niños, la adicción a las drogas, entre otros.