Cargando contenido

Pese a esto, todavía se hace uso de este elemento en las fiestas de fin de año.

Pólvora
Colprensa

Era diciembre de 1995 cuando el entonces alcalde de Bogotá, Antanas Mockus, decidió prohibir el uso de la pólvora en la ciudad, elemento que por esos años era algo común en toda Colombia. Lógicamente, los polvoreros reclamaron por el derecho a continuar con su medio de manutención y la venta de sus productos en todo el país. 

Imagen de la prohibición de la pólvora en Bogotá en la era de Antanas Mockus
Imagen de la prohibición de la pólvora en Bogotá en la era de Antanas Mockus
El Tiempo

Entre los ciudadanos, en principio la medida también resultó ser impopular porque se consideró insólito acudir a esa restricción cuando por varias décadas cualquier fiesta era amenizada con la pólvora. 

Sin embargo, con tan solo unos días de aplicación de la restricción los resultados saltaban a la vista. El pabellón de quemados del Hospital Simón Bolívar vio disminuir significativamente las emergencias por el número de quemados.  

Ya no era el alto flujo de quemados que en el pasado se daba pues con la llegada de la época de Navidad y fin de año las cosas se complicaban para los médicos de todos los centros asistenciales del país.  

Tras 23 años de la entrada en vigencia de la medida en Bogotá, Colombia ha sufrido un sustancial revolcón en sus costumbres para celebrar esa temporada. Ya la pólvora no es habitual encontrarla en las esquinas de las grandes ciudades. 

Solo en pequeños municipios se mantiene esa restricción, algo que tristemente sigue dejando decenas de víctimas, entre las cuales hay varios menores de edad.  

En los primeros seis días de diciembre se han reportan 13 niños y 39 adultos quemados con pólvora en el país. Así es como los días de celebración pasan a ser de tristeza y desolación en varias familias.  

Por eso, cada colombiano puede juzgar si valió la pena o no darse la pena de prohibir la pólvora en Colombia.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido