http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/InstitutoHumboldtFEB01.mp3 La directora del instituto Humboldt, Brigitte Baptiste, sostuvo que no hay una decisión tomada frente a lo que se va a hacer en la reserva Thomas Van Der Hammen y por eso es el momento preciso para dar un debate estructurado, buscando una propuesta integral que no perjudique al medio ambiente pero que tampoco impide el desarrollo de la ciudad. La funcionaria insistió en que se debe hacer una 'planeación negociada', para lograr un equilibrio entre lo ecológico y lo urbano. "Lo que no se debe hacer es polarizar el tema como lo han hecho, la pasada y la actual administración, hay que hacer una propuesta sostenible de ciudad. Es necesario poner sobre la mesa el debate sobre la infraestructura de Bogotá; la reserva es importante para preservar la biodiversidad de la ciudad, pero se puede equilibrar", precisó. Según afirmó Baptiste, se debe fomentar un espacio de conciliación que permita una restauración de esos terrenos. "Destinar recursos públicos para la reconstrucción de bienes y un componente ecológico de la ciudad". "Los estudios siempre dan indicaciones y directrices pero deben señalar también escenarios sobre cómo operar en una discusión. Hay que hacer una propuesta de ciudad verde, que tenga el componente de espacios verdes y complementarlos con lo urbano", puntualizó. Toda la polémica sobre las 1.200 hectáreas de la reserva Van Der Hammen surgió por una propuesta del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, que insistió en la posibilidad de urbanizar esos terrenos. Peñalosa calificó ese espacio como "potreros" e indicó que los grupos ambientalistas se están inventando argumentos para evitar el desarrollo de la ciudad. "No existen estudios que digan que bajo la llamada reserva Van Der Hammen haya manantiales subterráneos. No inventar argumentos. En 1.200 hectáreas de potreros ordinarios de la llamada reserva podrían vivir 250.000 personas, que de otro modo serían forzadas 30 kilómetros más lejos", aseguró el alcalde Peñalosa.