Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Jorge Enrique Robledo y Claudia López
Colprensa

El exsenador Jorge Enrique Robledo y el concejal bogotano por Dignidad, Manuel Sarmiento, le pidieron a la alcaldesa Claudia López, que aplace la licitación del proyecto del corredor verde por la carrera séptima.

A través de una carta, los políticos precisaron que “es muy equivocado que las zonas verdes complementarias del TransMilenio por la carrera séptima acaben con el flujo directo e ininterrumpido por esa vía del 86 % de los automotores de la ciudad, en el sentido norte-sur y entre las calles 94 y 32”, señala uno de los apartes de la carta.

Lea también: Gustavo Petro anunció cambio táctico militar tras masacre en el Cauca

Los vehículos más afectados serían los particulares, taxis, ambulancias, camiones de carga ligera, buses de colegios y motos, "porque les provocan un gran daño a quienes tienen que usar esa vía, a los que se mueven por otras de las vías de la ciudad, por dónde tendrían que transitar los vehículos expulsados ese corredor”.

Explicaron que eliminar este “importantísimo flujo vehicular, con su altísimo costo en tiempos perdidos, incomodidades y grandes daños económicos, no se justifica con qué habrá más zonas peatonales”.

Se acierta en diseño urbano si se mejora la movilidad peatonal, pero sin destruir el mejor sistema de tránsito vehicular posible”, añade la comunicación.

De interésPetro señala a columna 'Jaime Martínez' de las disidencias como responsables de emboscada en Cauca

Robledo también alertó a la alcaldesa Claudia López que el problema del proyecto es que "en el área relativamente escasa de la carrera séptima quieren imponer el TransMilenio y un espacio peatonal exagerado, proyectos que solo caben causándole un daño muy grave al flujo vehicular de la ciudad”.

Manifestó que “sería una catástrofe que luego de inauguradas las obras proyectadas, toda Bogotá se pusiera de acuerdo en que fue un error garrafal”.

Los miembros de Dignidad le pidieron a la funcionaria aplazar la apertura de la licitación del nuevo proyecto, que está previsto para empezar obras el próximo año.

“De forma que cualquiera que sea la decisión que al final tome, tenga el respaldo de un análisis democrático que nos asegure el acierto técnico en unas decisiones que además nos costarán a los bogotanos la enorme suma de 2,5 billones de pesos”, concluyeron los políticos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.