822 personas han abandonado ocho veredas de Cáceres y se han concentrado en el casco urbano del municipio.

desplazados
Foto Archivo Colprensa

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y Acnur expresaron en un comunicado su preocupación por el desplazamiento forzado interno y las violaciones de derechos humanos que sufren más de mil personas en Cáceres, Bajo Cauca antioqueño.

La alerta se debe a que los hostigamientos de grupos armados y el incremento de hasta un 255 por ciento en los homicidios, entre el 1 de enero y el 14 de febrero, han obligado a 822 antioqueños a abandonar ocho veredas y concentrarse en el casco urbano del municipio. Mientras que otros 200 desplazados van en camino, según lo advirtió la Gobernación de Antioquia.

En el comunicado, las dos entidades sostienen que "reconocemos el esfuerzo que la institucionalidad ha realizado hasta la fecha para responder a las recomendaciones de la Defensoría del Pueblo. No obstante, observamos que la situación continúa empeorando".

Por lo tanto,  la  ONU y Acnur instan al Estado colombiano para que "garantice que los recursos humanos y económicos sean suficientes para atender la emergencia humanitaria actual y para generar condiciones de respeto por los derechos humanos y de seguridad humana". 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido