Esmeralda Caro, funcionaria de la Personería de Bogotá, que lleva 18 años en la entidad, aseguró que la intención de los manifestantes por la reactivación de la temporada taurina en la capital del país era causarle daño.

La funcionaria contó que nunca vio con qué objeto fue golpeada pero aseguró que "tuvo que provenir de la Carrera Séptima donde había gente que estaba protestando. Tuvo que estar dirigido hacia mí".

Relató que vivió momentos de angustia cuando en medio de su trabajo sintió un fuerte golpe en la cara, luego perdió la visión y el conocimiento por algunos minutos.

La funcionaria indicó que estaba ubicada arriba de la Carrera Séptima y por la cantidad de personas no vio el elemento que terminó hiriéndola y el cual le ocasionó una pérdida de tejido en el rostro, pero insistió en que el ladrillo iba dirigido a ella.

Por último, señaló que se siente frustrada pues en las manifestaciones no se respetó la presencia de adultos mayores ni niños.