Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

mctorres
Intervención de la calle del Bronx
El lunes 28 de mayo se cumplieron dos años de la intervención del Bronx, en Bogotá.
Foto: Colprensa

El lunes 28 de mayo se cumplieron dos años desde que las autoridades de Bogotá realizaron una gigantesca intervención en la calle de ‘El Bronx’, en el sector del Voto Nacional, pleno centro de la ciudad.

El sector que comprende varias cuadras era considerado la “olla” de consumo de drogas más grande la ciudad. Incluso, era una zona donde se cometían todo tipo de crímenes.

Pese a que ese día fueron desalojadas todas las personas que habitaban allí, una de ellas logró escabullirse con su familia en el operativo para luego volver a recuperar su vivienda.

Esa persona es Luis Jairo Silva Cortés, un hombre de 68 años de edad y quien lleva 40 años viviendo en la calle del Bronx, mucho antes de que se convirtiera en la “olla” de microtráfico de venta y consumo de drogas.

Vive junto a su esposa y varios animales en un pequeño cuarto de una edificación que aún sigue sin ser demolida. “Hace cuarenta años vivo aquí, con mi mujer y mis animales; tres perros y tres gatos. Se llaman Malala, Mía, Shaila, Mi Niño, Pepe y Pacho”.

Es pequeño el cuarto donde vive, pero suficientemente grande para guardar una estufa, algunos platos y ollas, escaparates, una cama y algunas cobijas en el piso para que sus animales se acuesten.

Pese a no tener mucho dice que no se irá hasta que le den otro lugar para vivir o lo saquen a la fuerza. “Así se me caiga el techo no me voy, no tengo a dónde ir”, asegura.

Luis Jairo no siente miedo aunque viva en lo que quedó del lugar, considerado como la representación del ‘infierno’, aunque acepta que extraña lo que era esa calle antes de la intervención.

“Extraño a la gente que había en el Bronx por las amistades, pero no tengo miedo de vivir aquí”, dice.

El ultimátum de salir de esa calle no sólo se lo dio el Distrito,  también los “sayayines”, quienes se dedicaban a custodiar la red de microtrafico y delincuencial que funcionaba en el Bronx. “Aquí llegaron con armas y granadas a sacarme. Les dije: ‘me tocan y nos matamos’”.

En algún momento, Luis Jairo tendrá que salir de la calle del Bronx. Aunque el proceso de demolición de inmuebles inició meses después de la intervención, en el que vive él hasta el momento sigue intacto ya que el dueño no lo ha reclamado y tampoco ha sido relacionado con negocios ilícitos para que se haga extinción de dominio.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.