En manos del Tribunal Administrativo de Cundinamarca quedó resolver la demanda que pretende que el Distrito busque un nuevo sitio para el tratamiento de las basuras en Bogotá después del año 2022, cuando finaliza el permiso de operación del relleno sanitario de Doña Juana. Se trata de una acción popular instaurada por el representante a la cámara Inti Asprilla quien dijo que el objetivo es que el Distrito Capital inicie todas las actividades necesarias para encontrar una solución definitiva al problema generado por el Relleno Sanitario Doña Juana que aqueja a la comunidad aledaña a este lugar ubicado en el sur de Bogotá. "La demanda procura la no prolongación del tiempo de uso del Relleno Sanitario Doña Juana después del año 2022, fecha en la que expira la autorización para su uso expedida por la Corporación Regional de Cundinamarca -CAR", explicó el congresista. El Juzgado 52 Administrativo de Bogotá señaló que carecía de competencia para conocer esta demanda y por ello, remitió esta acción al Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Asprilla indicó que le corresponde al alcalde Enrique Peñalosa “cumplir con lo estipulado en la licencia ambiental que permitió el uso del relleno sanitario hasta el año 2022, que fue explicita y clara al exigirle al Distrito la necesidad de determinar un sitio alternativo para la disposición final de las basuras”. El Represente a la Cámara lamentó que a la fecha no exista un acuerdo con la Gobernación de Cundinamarca para explorar posibles sitios para la instalación de plantas de última tecnología que permitan el tratamiento de las basuras. "El Relleno Sanitario Doña Juana es un problema ambiental, social y de salud pública, que se constituye en una discriminación ambiental para los habitantes del sur de Bogotá”, agregó el congresista.