Docentes del pacífico colombiano ( cerca de 130) se tomaron la iglesia San Francisco en el centro de Bogotá, exigiendo al Gobierno “ les respete el derecho al trabajo”, pues dicen ser maestros provisionales y no de planta.  

Marino Antonio Quiñonez, docente del municipio de  Barbacoas en Nariño y Coordinador académico del Colegio  Normal Superior de Barbacoas que atiende a unos 3 mil estudiantes de primaria, secundaria y formación complementaria, llegó a Bogotá con la convicción de ser escuchado por el Gobierno.

 

“Estamos acá exigiendo al  Gobierno tenga en cuenta la situación laboral de los profesores provisionales. Tenemos compañeros que llevan más de 20 años trabajando y aún le llaman provisionales.  Ahora el Gobierno hizo un concurso para escoger los docentes en el pacífico y no nos ha tenido en cuenta”, explicó Quiñones.

 

Afirmó que el Gobierno eligió a algunos maestros y los que están “van a quedar por fuera, desempleados”. Quiñones estima que serían unos 800 docentes en el pacífico lo que quedarían sin trabajo.

 

Entre tanto, Gilberto Benítez  abogado,  asesor jurídico de los docentes que llegaron a la capital colombiana sostiene que los maestros piden la vinculación laboral de los que están de forma provisional,  en propiedad y la reglamentación de la Ley 70 de 1993,  que habla de beneficios para la población afrocolombiana en consulta previa, ley forestal, créditos condonables y tierras.