Con 32 votos a favor y 5 en contra se aprobó en el Concejo de Bogotá el aumento de los cargos de la planta de la Contraloría de Bogotá. Para algunos cabildantes estos 69 nuevos cargos no son funcionales sino que buscan crear espacios para la burocracia.

"Algo que nos preocupa de esta iniciativa es que pretenden crear unos cargos del orden directivo más que en el orden funcional y sobre eso llamamos la atención", aseguró Gloria Stella Díaz del Movimiento Mira.

"Van a ser los sueldos más altos. Nos parece que lo que se está creando aquí son cargos que se van a convertir en unas cuotas y que serán una carga que no se necesitaría si la entidad fuera eficiente", agregó.

Otro de los concejales que se mostró en contra fue Juan Carlos Florez, quien recordó que el año anterior se había aprobado para la entidad una reforma similar, por un valor de 8 mil millones de pesos.

Por su parte, el contralor de Bogotá, Juan Carlos Granados, defendió la iniciativa y afirmó que ayudará a fortalecer el control fiscal en la ciudad.

"Con esa estructura vamos a poder mejorar condiciones de tiempo, de muestra y lo más importante es la consideración de que podamos entregar la totalidad de los entes auditados en los tiempos adecuados", afirmó Granados.

La planta tendrá a partir del primero de enero 4 directores, 2 subdirectores y 7 gerentes, además de 43 cargos de nivel profesional que se asignarán por concurso de méritos.