Según el profesor Carlos Moreno, investigador de la Universidad Piloto, el metro en Bogotá no solucionaría los graves problemas de movilidad que tiene la ciudad, aunque reconoció que sí ayudaría a descongestionar el tráfico.

Sin embargo, la Administración Distrital espera que a finales de este año se abra la licitación para la construcción de la primera línea del metro, o a más tardar en los dos primeros meses de 2018.

Sin embargo, para el docente el tema de la movilidad se tiene que pensar de una manera integral, pues un sistema por si solo no va a dar respuesta a los grandes problemas de la ciudad.

En este sentido el profesor Moreno señaló que se debe tener en cuenta lo que se conoce como la "gestión del tráfico", en la que hay elementos como el sistema de transporte masivo (metro), de buses (Transmilenio), o férreos (tranvías). "También hay que trabajar en la demanda del transporte particular, que es una de las principales fuentes de congestión vial y además es un medio de transporte que de alguna manera excluye a la mayoría de la población, que se desplaza en transporte público”, dijo.

Por esto el investigador reitero que “hay que pensar en cómo darle solución a esta población menos favorecida brindándoles un sistema de transporte público eficiente y a los vehículos particulares no hacérsela tan fácil, poniendo más vías o dándoles prioridad en algunas zonas”.

Según el investigador el metro es un sistema de transporte que requiere una ciudad como Bogotá, sin embargo, recalca que no es la solución a todos los problemas de movilidad. “Estudios han mostrado que no más de un 10% de la población va a ser uso de este sistema ¿qué hacemos con las demás personas que se desplazan en medios de transporte?”, añade.

A lo anterior agregó que el sistema de Transmilenio está prácticamente colapsado, entre otras cosas, porque no se construyó la infraestructura como estaba prevista: “para el 2017 debían estar las cinco fases que tenía el sistema, los más de 320 km, hoy tenemos solo 120 Km, eso ayuda a que este se congestione y por eso hay que seguir pensando en cómo ampliar esta red”.

Finalmente el investigador Moreno mencionó la importancia de fortalecer el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) e integrarlo con sistemas de transporte alternativos como la bicicleta. “No se trata de atacar o satanizar el transporte público sino más bien pensar en hacer un uso racional el transporte privado”, concluye.