Cargando contenido

Esta insólita historia ocurrió en Chapinero, en Bogotá.

Atlántico registra cifras alarmantes de maltrato a menores.
Archivo.

Son muchas las estructurales criminales que se han instalado en las principales ciudades del país para reclutar niños y niñas con el nefasto propósito de que sean parte del jugoso negocio de la explotación sexual. 

Bogotá bien puede ser apenas la punta de un iceberg de lo que sucede en el país, donde cientos de menores de edad son conducidos -hasta por sus propias madres- a vender sus cuerpos a cambio de ‘premios’ insólitos

Esta situación quedó al descubierto luego de que cayera una banda que tenía su centro de operaciones en la localidad de Chapinero y mantenía reclutadas varias menores que ofrecía en prostíbulos de Bogotá y Chinauta, un corregimiento de Fusagasugá (Cundinamarca).

Dentro de esta aberración, se conoció la insólita transacción a que accedió una madre para que su hija terminara en este negocio

Investigadores de la Policía Judicial descubrieron a una mujer que decidió entregar a su hija a cambio de un elemento para su vivienda en el Eje Cafetero. “Ella dio a su hija a esta red a cambio de un ventilador”, relató el investigador. 

Luego de esto, también llegaron más ofrecimientos económicos a cambio de que menores de edad se prostituyeran. “Algunas mamás dejaron que se sumaran a este negocio por sumas entre $200.000 y $600.000”, señaló el oficial encargado de la investigación. 

Una vez las niñas eran explotadas sexualmente en la whiskería, la tarifa para que los hombres estuvieran con las menores de edad era de mínimo $400.000, pero las niñas apenas recibían $100.000

¿Quién está detrás del negocio? 

Y es que durante un año las autoridades le siguieron la pista a la estructura criminal que lideraba alias ‘J’, dueño de una reconocida whiskería, y quien encabezaba la banda que se encargaba de conducir a menores de edad hacia este lamentable negocio. 

Dentro de las condiciones que fijaba ‘J’ estaba que debía contar con niñas de máximo 15 años, algo que les gustaba mucho a algunos de sus clientes. De hecho, algunas de esas menores pasaban a ser exhibidas en los negocios del capo de los proxenetas. 

En las últimas horas, dos menores de edad fueron rescatadas de las redes de prostitución que estaban operando en la localidad de Chapinero en la capital. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido